Connect with us

Cocina

MOJITOS

Si hubiera que citar cuáles son los cócteles más consumidos por todo el mundo, entre ellos estaría sin duda el mojito cubano. Y no es de extrañar, su sabor es muy agradable a la vez que refrescante lo que le da un puntito alegre y adictivo.

De origen cubano e inventado a principios del siglo XX, su popularidad fue poco a poco en aumento gracias a ser la bebida estrella del establecimiento «La bodeguita de en medio» en La Habana, uno de los lugares turísticos de la ciudad que prácticamente se considera la meca de este tan famoso trago.

La preparación del mojito es muy sencilla, se trata de una mezcla de ron, lima y hierbabuena  (aunque vale también menta) y se hace todo en el mismo vaso. Eso sí, hay un orden de ingredientes que más o menos hay que respetar para que se pueda elaborar sin problemas y salga perfecto, pues tiene su técnica.

Hay una variante del mojito que consiste en añadirle al final un toque de angostura, un condimento muy usado en coctelería que sirve para dar un punto de amargor que potencia el sabor. No obstante, esto es totalmente opcional y te quedará genial sin ella también.

Y ya por último, antes de pasar a la receta, recuerda que aunque el mojito esté muy rico, procuraremos siempre disfrutarlo con moderación.

Información de la receta
  • Tiempo de preparación: 5 minutos
  • Tiempo total: 5 minutos
  • Raciones: 1
  • Categoría: cóctel
  • Tipo de cocina: cubana
  • Calorías por ración (kcal): 176
Ingredientes del mojito para 1 persona
  • ½ lima o 25 ml de zumo de lima
  • 2 cucharaditas de azúcar blanco o moreno
  • 10 hojas de hierbabuena o menta
  • Hielo picado, pilé o de cóctel
  • 60 ml de ron blanco (cubano de preferencia)
  • 1 chorrito de agua con gas o soda
  • Unas gotas de angostura (opcional)
  • 1 rama de menta (para decorar)
  • 1 rodaja de lima (para decorar)
Utensilios necesarios
  • 1 vaso ancho y alto de aproximadamente 300 ml
  • 1 pilón
  • 2 pajitas cortas
    Cómo hacer un mojito

    Para preparar el mojito vamos a comenzar tomando media lima, si la usamos entera, y la cortamos en cuatro trozos como se ve en la foto (no en cuatro gajos).

    Ahora tomamos un vaso ancho y alto de aproximadamente 300 ml de capacidad y comenzamos añadiendo los ingredientes. Primero va el azúcar, que puede ser blanco o moreno, de la cual pondremos 2 cucharaditas.Continuamos con la hierbabuena, o la menta en su defecto. Hay quien le gusta añadir los tallos y hay quien prefiere solo las hojas. Nos quedamos con lo segundo, pues la elaboración es más fácil, dejando el tallo completo para decorar. Metemos en el vaso unas 10 hojas de hierbabuena o menta.

    Después le toca el turno a la lima, si la usamos entera ponemos los 4 trozos de lima previamente cortados dentro del vaso. También se puede usar solo el zumo de lima para lo cual pondremos unos 25 ml.

    Acto seguido llega la parte más importante de la preparación, pues tenemos que macerar estos tres ingredientes. La técnica es muy sencilla pues simplemente hay que machacar suavemente los ingredientes del vaso con un pilón, con ello conseguimos sacar el zumo de la lima a la vez que frotamos las hojas de hierbabuena con el azúcar para que libere sus aceites esenciales. Ojo, no se trata de convertir la hierba en una pasta, deben quedar las hojas más bien enteras. Una vez que notemos un intenso aroma a hierbabuena, lo que haremos será llenar el vaso de hielo picado, también llamado pilé o de cóctel, casi hasta arriba.Lo siguiente que añadiremos será el ron. Normalmente se utiliza un ron blanco, de preferencia cubano, tanto en versiones secas como envejecidas. Usa el que más te guste. La cantidad estándar es lo que se conoce como dos medidas, es decir, 60 ml. A partir de ahí ajusta el punto a tu gusto. En este punto vamos a coger una cuchara y mezclamos muy bien para disolver el resto del azúcar en el alcohol. Ya solo nos queda incorporar un chorrito de agua con gas o soda y, si se desea, un toque de angostura que le dará un puntito amargo.

    Al terminar, si ha bajado mucho el hielo, añadimos un poco más, le damos un último meneo con la cuchara y ya estaría listo.

    Para presentarlo, lo podemos decorar con una rodaja de lima y una rama de hierbabuena o menta. Servimos y degustamos enseguida junto con dos pajitas si se desea.

    Un consejo, se le puede cambiar la lima o añadir con esta otra gran variedad de frutas: frambuesa, sandía, melón, fresa, mango, coco, piña y un largo etcétera que le dará tu mojito una variedad de sabores de auténtica locura.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cocina

Paella con costilla, salchichas y verduras

Se trata de una paella de montaña con salchicha y costilla. Elaborada con ingredientes sencillos y muy económicos, esta paella es una auténtica delicia. Y es que el arroz queda entero, jugoso y con un sabor a campo que conquistará a todo el mundo.

Como en todos los arroces y paellas, para que este plato quede exquisito es fundamental escoger un buen producto y usar un caldo, lleno de intensidad, que le aporte mucho sabor. Por lo que se refiere al arroz, elige uno redondo, tipo bomba, ya que, además de absorber muy bien los sabores del caldo, no se apelmaza.

Y un apunte más: una vez hayas incorporado el arroz, no lo remuevas con una cuchara. Simplemente cógelo por las asas y mueve un poco la paellera. Así te quedará de fábula.

Y si la prefieres de verduras y pollo, mira esta opción.

Ingredientes

360 gramos de arroz redondo
200 gramos de salchichas
200 gramos de costillas de cerdo separadas y troceadas
1 pimiento rojo
1 pimiento verde italiano
100 gramos de guisantes
200 mililitros de tomate triturado
2 dientes de ajo
1,2 litro de caldo de carne
2 cucharadas de pimentón dulce
Tomillo
Sal
Aceite de oliva

1. Prepara la carne
Limpia las costillas, retirando cualquier posible resto de huesos rotos, trocea las salchichas y condimenta ambas con sal.

2. Corta el pimiento
Limpia los pimientos, eliminando el tallo y las semillas, lávalos, córtalos por la mitad y retira las nervaduras blancas, porque pueden amargar. Corta pimiento rojo en tiras y pica fino el verde. Pela los dientes de ajo y pícalos.

3. Dora las costillas
En una paella, con un buen chorro de aceite y unas ramitas de tomillo lavado y seco, dora las costillas y las salchichas por todos lados.

4. Rehoga los pimientos
Añade los dos tipos de pimiento, mezcla y sigue rehogando a fuego medio durante un rato, hasta que los pimientos empiecen a perder textura.
5. Agrega el pimentón
Incorpora el ajo picado y el pimentón y rehoga unos minutos, removiendo de vez en cuando, para que el pimentón no se queme. Añade el tomate triturado y prosigue la cocción a fuego medio hasta que se evapore el agua que suelta.

6. Incorpora el arroz
Vierte el caldo caliente, remueve y añade el arroz, formando una cruz sobre la paella. Reparte de modo uniforme por toda la superficie. Añade también los guisantes y la sal y, sin volver a tocar el arroz, déjalo cocer 10 minutos a fuego fuerte.
7. Tapa con un paño
Luego, baja la temperatura al mínimo y déjalo cocer otros 8 minutos. Una vez pasado este tiempo, retira la paella del fuego, tápala con un paño limpio y deja reposar 5 minutos.

EL TRUCO

En temporada, añade los guisantes recién desgranados ¡ya verás qué sabor!

Consejos para la paella de montaña con salchicha y costilla

Si utilizas guisantes congelados, debes calcular que necesitarán unos 10 minutos de cocción. En cambio, si son de lata, bastará con ponerlos 2 minutos antes de finalizar la cocción.
Además de las costillas y las salchichas, también puedes agregar unos trocitos de pollo. Y si quieres que tenga más vegetales, puedes incorporar unos espárragos trigueros, unas judías verdes o unas alcachofas.

Si quieres que el arroz quede “socarrat” (ligeramente agarrado). Añade al sofrito más aceite de lo normal y cuécelo hasta que caramelice. Luego, al final de la cocción del arroz, sube el fuego.
Si te han entrado ganas de descubrir otras recetas similares, toma nota de la paella de verduras, pollo y conejo, del arroz con salchichas y costra de huevo o del arroz amarillo con pollo y verdura.

Fuente: Lecturas.

Jani Paasikoski.

Continue Reading

Cocina

Tortitas de patata con aguacate y huevo poché

Mira de qué forma más fácil y con ingredientes económicos y que tienes por casa puedes preparar una cena estupenda, completa y vistosa.

Para las tortitas, la única dificultad es rallar la patata y darles forma planita.

 

Ingredientes
4 patatas
4 huevos
2 cucharadas de vinagre
2 aguacates
Tallos de cebollino
Aceite de oliva
Pimienta
Sal

Cómo hacer tortitas de patata con aguacate y huevo poché

1. Ralla las patatas
Pela las patatas, lávalas con agua fría y sécalas con papel absorbente de cocina. Pásalas por un rallador de orificios gruesos y disponlas en un cuenco.

2. Forma las tortitas
Condiméntalas con una pizca de sal y de pimienta recién molida, y mezcla. Toma cuatro porciones de patata rallada y aplástalas con la palma de las manos para formar unas tortitas.
3. Fríelas y retira
Calienta un fondo de aceite en una sartén, añade una tortita y fríela, unos 2 minutos por cada lado, hasta que se dore. Retírala con una espátula y déjala escurrir en un plato forrado con papel absorbente. Repite la operación con las tortitas que quedan.

4. Calienta el agua
Pon al fuego una cazuela con abundante agua, una pizca de sal y el vinagre, y lleva a ebullición. Baja la intensidad de la llama para mantener un hervor suave y haz un remolino en el agua, removiendo con una cuchara de madera.
5. Haz los huevos poché
Incorpora los huevos con cuidado, de uno en uno, y cuécelos 3 minutos. Retíralos con una espumadera, escurriéndolos bien, y colócalos en una fuente.

6. Parte el aguacate
Parte los aguacates por la mitad, retira el hueso y córtalos en láminas. Lava el cebollino, deja unos tallos enteros y pica el resto.

7. Decora y sirve
Distribuye las tortitas en 4 platos y dispón encima el aguacate. Corona con los huevos poché y hazles un corte. Espolvorea con sal y pimienta recién molida, decora con el cebollino y sirve enseguida.

Continue Reading

Cocina

Roscón de Reyes tradicional (con los consejos de Eva Arguiñano)

Cuando ya se acerca el final de las celebraciones navideñas, hay un dulce que se ha unido a la tradición de los dulces de estas fechas: el roscón de Reyes. La forma más común de prepararlo es con relleno de mazapán, pero queda a la elección del gusto de la casa. No puede faltar dentro una pequeña haba, que haría pagar el roscón al que le tocara, pero en este caso, si lo preparas tú, puedes ponerle un precio simbólico… Y también puedes colocar la figurita que hace que se corone como rey a uno de los comensales. Un buen regalo para el día de Reyes.

Una de las tradiciones navideñas más esperadas es el tradicional roscón de Reyes, ese bizcocho redondeado relleno (o no) de nata montada y decorado con deliciosos trocitos de fruta escarchada.

Sin ninguna duda, el que más nos gusta es el roscón de Reyes de toda la vida con la figurita de la suerte escondida entre la masa.

Para que tu roscón de este año sea todo un éxito, te proponemos seguir los consejos de la repostera Eva Arguiñano.

Para 4 personas
Ingredientes:
  • 400 gramos de harina de fuerza
  • 20 gramos de levadura fresca de panadero
  • 2 huevos
  • 100 gramos de azúcar
  • 70 gramos de mantequilla
  • 3 cucharadas de leche
  • 100 mililitros de agua
  • 25 mililitros de agua de azahar
  • 1 cucharada de ron blanco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pizca de sal
  • Azúcar perlado
  • Frutas escarchadas
PASO A PASO
    1. Prepara la masa

      Vierte la harina en un bol, desmenuza la levadura y agrégala a la harina. Añade una pizca de sal, el azúcar, y el huevo, y mezcla bien todos los ingredientes. En un cuenco aparte, mezcla la leche con el ron, el agua, y el agua de azahar, y agrégalos a la masa. Mezcla nuevamente la masa e incorpora la mantequilla ablandada mientras amasas con las varillas eléctricas hasta obtener una masa consistente.

    2. Trabaja la masa

      Coloca la masa en la encimera, y trabájala con las manos o una espátula de silicona. Vuelve a colocar la masa en un cuenco, y cúbrela con film transparente para dejarla fermentar a temperatura ambiente 1 hora y media hasta que doble su volumen.

    3. Forma el roscón

      Forra la bandeja del horno con papel sulfurizado, y dale forma al rosco ayudándote de las manos. Para hacer el hueco en el centro, engrasa un bol pequeño, y corta la masa en la parte del agujero. Cubre la masa nuevamente, y deja que repose otros 40 minutos. Precalienta el horno a 170ºC.

    4. Hornea el roscón

      Introduce una figurita en la masa, unta toda la superficie con huevo batido, y reparte por encima las frutas escarchadas en trocitos. Espolvorea el roscón con el azúcar perlado, y hornea 5 minutos. Sube la temperatura del horno a 190ºC y vuelve a hornear el roscón otros 15 minutos.

 

Continue Reading

Tendencia