Connect with us

Vida Sana

Las mejores comidas frescas para combatir el calor en verano

Cómo combatir el calor es lo que muchos nos preguntamos al llegar la época veraniega. Porque, más allá de buscar la sombra y el aire acondicionado, es importantísimo para nuestro cuerpo que le ayudemos a luchar contra el calor también desde dentro. En este post te damos recomendaciones para elegir las mejores comidas frescas de verano.

Quizás hayas oído hablar de los sofisticados procesos de refrigeración que se dan en las grandes industrias o para la producción de energía, donde a menudo se necesitan millones de litros de agua para enfriar los procesos y que no salte todo por los aires… Pues en nosotros sucede algo no muy diferente.

Tengamos en cuenta que en nuestro organismo se producen al segundo billones de reacciones bioquímicas. Estas desprenden calor. Y si además hay una temperatura elevada en el entorno, debemos emplear mucha agua para que no se dispare nuestra temperatura.

Recuerda que nuestro porcentaje de agua ronda el 70%, y si la estamos “gastando” en refrigerarnos, puede que no quede suficiente para otros procesos. Por tanto, debemos asegurarnos de que no falte.

Sobre la importancia del agua para nuestro cuerpo y cuánta debemos beber, queremos dejarte el artículo enlazado anteriormente. Es de la prestigiosa fundación de investigación Clínica Mayo. Pues a veces no la valoramos lo suficiente, y si el agua escasea se incrementa el riesgo de dolores de cabeza, cansancio mental, y muscular, retención de líquidos, problemas de piel…

¿Cómo combatir el calor?

Con lo que te hemos adelantado en el apartado anterior, deducirás que la mejor manera de combatir el calor es el agua, especialmente si está fresquita.

Por supuesto debemos buscar también entornos en los que la temperatura no sea tan elevada, como tu casa, y bajar las persianas, o acudir a comercios con aire acondicionado. Pero incluso así, cuando el calor aprieta, el consumo de agua es fundamental.

En cuanto al consumo de agua, te recuerdo que debe de ser, en forma de líquidos sin endulzar, al menos de 1,5 litros diarios para una mujer de talla media. Y de un mínimo de 2 litros para los hombres. Si las temperaturas son muy elevadas, entonces necesitaremos incluir incluso más.

La comida fresca para el verano es también una gran alternativa. Debemos incluir en ella alimentos ricos en agua que nos ayuden a hidratarnos. La comida puede ser por tanto un gran aliado para combatir el calor en casa, o fuera de ella si es que el trabajo te lo demanda, pero … ¿Cuáles son los mejores platos frescos para el calor? O mejor dicho, para olvidarte de él.

Vamos a verlo en detalle.

¿Qué comer cuando hace calor?

Seguramente todos tengamos en mente las ensaladas vegetales como comida estrella para combatir el calor. Sin embargo, hay otras menos empleadas e igual de deliciosas que pueden ser también candidatas a grandes comidas frescas de verano.

Tenemos entre ellas las ensaladas de patata, pues la patata cocida acumula mucha agua. Si te interesa pasar a la práctica, te dejo esta este artículo sobre ¿ cómo hacer una ensalada fresca para disfrutar en verano ?

Si quieres variar, puedes hacer también bases vegetales de ensalada y combinarlas con pasta, quinoa, legumbres… Experimentar a tu gusto seguro que será un acierto. Eso sí, no te olvides de hacerlas con un poquito de antelación para refrigerarlas el tiempo suficiente

Por supuesto, los gazpachos y las cremas frías vegetales son también muy interesantes para combatir el calor en casa. Yo suelo recomendar la de espárragos en conserva. Sí, sí, has oído bien, en conserva, pues así esta verdura acumula más agua, por tanto es una mejor opción para hidratarnos.

Las vinagretas fresquitas o preparaciones en vinagre, pueden sernos también de utilidad: mejillones con vinagreta, tataki de atún, encurtidos como los pepinillos… todos ellos constituyen comidas frescas y muy socorridas.

Te he dado ya unos cuantos ejemplos sobre lo que se puede comer para combatir el calor, pero he de decirte que mis opciones favoritas son las frutas, pues son los alimentos con un mayor contenido en agua, y recién salidas de la nevera todas resultan deliciosas

Por eso, y como a los humanos nos encantan las listas para organizarlo todo, voy a darte enseguida un ranking con los top 15 alimentos de comidas frescas para el verano.

Comida fresca para combatir el calor

Partiendo de todo lo que hemos visto en los apartados anteriores, vamos a ver algunas comidas frescas de verano. Como hay muchas frutas ricas en agua, me he animado a incluir algunas de ellas juntas, por tener un contenido de agua similar.

¡A por ello!

Sandía y melón

La sandía y el melón son de las frutas con un mayor contenido de agua, y además son fruta de temporada de verano, por lo tanto ahora están especialmente sabrosas.

Frutos del bosque

Arándanos, frambuesas o moras, además de ser ricas en agua, contienen un tipo de antioxidantes de entre los más potentes, que ayudan a proteger nuestra piel del fotoenvejecimiento de la radiación solar.

Melocotón y nectarina

Los melocotones y las nectarinas destacan por su capacidad antioxidante, además de contener betacarotenos precursores de la vitamina A, muy importante para el cuidado de la piel.

💡 Aquí tienes algunos beneficios delas frutas de temporada.

Ciruela y albaricoque

Tanto la ciruela como el albaricoque son frutas muy ricas en agua y también en fibras que previenen el estreñimiento, precisamente uno de los síntomas de la baja ingesta de agua.

Patata cocida

Al cocerse, la patata capta una gran cantidad de agua, pero además si la enfriamos en la nevera varía su composición formándose fibras prebióticas, muy adecuadas para mantener la salud de tu intestino.

Fresas y piña

Las fresas o la piña son otro ejemplo más de frutas ricas en agua y fibras, este caso adecuadas contra el estreñimiento.

Pepino

El pepino es muy refrescante y contiene una considerable cantidad de potasio, que nos ayudará a prevenir la retención de líquidos, tan usual cuando hay altas temperaturas.

Espárragos

Un vegetal muy rico en fibra, que en conserva enriquece su cantidad de agua, posee además efecto diurético, por lo que también en esta ocasión nos ayudará a prevenir la retención de líquidos.

Tomate

Aunque suele considerarse una hortaliza, el tomate es una fruta muy rica en agua y antioxidantes, que puede refrescarnos también en su forma líquida, con recetas como las del gazpacho y otras sopas frías de tomate.

Pera de agua

Esta variedad de pera es especialmente rica en agua, y contiene mucha fibra y potasio, por lo que resulta útil también tanto en estreñimiento con en retención de líquidos.

Lechuga y escarola

A las lechugas o las escarolas las conocemos para las ensaladas y son muy ricas en agua, pueden emplearse además en cremas y sopas frías, con las que tenemos un plato de comida fresca para el verano, aún más hidratante.

Paraguayo y mango

El paraguayo y el mango son dos frutas típicas del verano, cargadas de agua pero también de vitaminas y minerales, especialmente el potasio en el paraguayo, importante para la retención de líquidos, y de provitamina A el mango, imprescindible para la piel, como ya comentamos.

Yogur líquido o gelatinas

Muy ricos en agua, aún más la gelatina que el yogur líquido, puedes tomarlos incluso congelados para disfrutar su sabor más refrescante.

Sardinas y bocartes

Las preparaciones de estos pescados en vinagre, resultan muy refrescantes, eso sí déjalos refrigerar el tiempo suficiente, mejor toda la noche.

Atún y bonito

Ambos pescados macerados en frigorífico, o preparados en formas de tartar o tataki, te resultarán fresquitos y te ayudarán a combatir el calor en casa, pues son muy fáciles de elaborar.

Bebidas para combatir el calor

Cuando necesites una bebida para combatir el calor debes recordar que la mejor es el agua, a la que además puedes añadir unas rodajas de limón o naranja, y dejarla reposar en la nevera, pues le darán un agradable toque de sabor.

Como en ocasiones puede apetecernos variar, lo adecuado es buscar una bebida que sea baja en azúcares y/o con la menor cantidad de alcohol posible, ya que el alcohol deshidrata, y por tanto reduce el efecto de hidratación que el agua aporta a nuestro cuerpo.

Es por esto que entre las cervezas sería mejor optar por las versiones “sin alcohol” o por las más ligeras, que suelen corresponderse con variedades de cerveza rubia en caña.

Respecto a los refrescos, como podrás deducir, los mejores para hidratarnos serán siempre los “sin azúcar”, aunque también tienen sus inconvenientes para nuestra salud, por eso al igual que sucede con las bebidas alcohólicas, incluso las de baja graduación, no deben consumirse a diario.

Una opción especialmente saludable, son las infusiones como el té verde frías, con hielo y limón, y creo que si te animas a probarlas no te arrepentirás, pues desde luego te ayudará a combatir el calor mucho mejor que los refrescos, incluso los “sin azúcar”.

Ahora que ya tienes unas cuantas alternativas para decirle adiós al calor, espero que te decidas a probarlas, la hidratación es fundamental para nuestro cuerpo, y no debes descuidarla durante el verano. Aquí te dejo otros consejos para hidratarse en verano.

¡Gracias una vez más por leernos! Te recordamos que si compartes nuestro artículo, estarás divulgando salud y buenos hábitos entre los tuyos.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vida Sana

Cultiva tus propios alimentos

Avanzar hacia la sostenibilidad alimentaria requiere que asumamos mayores compromisos tanto individuales como colectivos sobre la producción de alimentos. Un huerto urbano en maceta a una pequeña huerta comunitaria pueden ser el principio de un proceso de transformación importante y necesario.

La necesaria transición hacia la sostenibilidad alimentaria

La producción de alimentos tiene un enorme impacto sobre la biodiversidad, la degradación de los suelos y sobre las emisiones de gases de efecto invernadero. Impactos que, si continuamos con el modelo actual no dejarán de incrementarse para atender a una demanda comercial de alimentos seguirá creciendo en el horizonte 2050.

Según la FAO, para ser sostenible, la producción de alimentos debe satisfacer las necesidades de las generaciones presentes y futuras, y al mismo tiempo garantizar la rentabilidad, la salud ambiental, la equidad social y económica.

Cultiva tus propios alimentos

Un pequeño pero importante paso para evitar los problemas que ocasiona la agricultura intensiva en la actualidad, es el cultivo de parte de tus alimentos. Además de la satisfacción por comer algo que has sembrado, cuidado, hecho crecer y que te permitirá redescubrir los sabores de un tomate, una fresa o una sencilla lechuga, implicarte en el cuidado de un huerto es un primer paso en la transformación necesaria hacia la sostenibilidad alimentaria.

A continuación, enumeramos algunos de los beneficios que tiene producir tu propio alimento.

Fomenta el consumo local

Cuando se asumen como un proyecto a largo plazo, los huertos urbanos pueden llegar a ser una vía para el autoconsumo de alimentos. En cualquier caso, aunque nuestra producción no sea suficiente el aprendizaje acerca de la producción de alimentos orientará nuestras decisiones hacia el consumo local y de productos de temporada.

Nos ofrece información para tomar mejores decisiones

La instalación de un huerto, por pequeño que sea, es un proceso de aprendizaje constante que nos permite adquirir o recuperar conocimientos y desarrollar nuevas habilidades.

Este aprendizaje nos ofrece más información acerca de lo que comemos y por tanto nos permite decidir qué es lo que queremos comer y valorar los productos con criterios que transcienden el precio.

Potencia la conciencia sostenible

El cuidado de una producción desde la siembra nos reconecta con los ciclos naturales. La responsabilidad de gestionar y mantener un huerto que produce nuestros alimentos nos hace más conscientes de la importancia del manejo de todos los procesos, desde la tierra en la que plantamos al agua con la que se riega y los aportes que se hacen al

Además, en nuestra escala podemos llegar a niveles de sostenibilidad en las prácticas de cultivo que, si bien son la tendencia, su implementación en grandes explotaciones es más difícil.

Aprender de la huerta en la escuela

Las escuelas también puede ser un buen lugar para crear un huerto urbano que, más allá de permitir hacer algunas cosechas, se convierta en un recurso educativo para abordar diferentes contenidos.

Los ambientalistas nos han estado advirtiendo durante años para conservar el combustible para disminuir nuestro impacto en el planeta. Algunos de nosotros lo hemos tenido en cuenta al caminar, andar en bicicleta, compartir el coche, combinar viajes.

Si bien, usted probablemente aprecia estos esfuerzos, francamente, la mayoría de nosotros no cambio. Eso fue hasta que los precios del gas alcanzaron un máximo histórico el año pasado. Como resultado, las personas realmente modificaron sus comportamientos para conservar el gas. El hecho de que fue una bendición para el medio ambiente no fue el catalizador, aunque el efecto fue el mismo.

En pocas palabras, a veces se necesita un golpe en la billetera para generar un cambio real. Ahora que toda la economía está en una recesión, las personas están respondiendo endureciendo y reduciendo el consumo en general, no solo en la bomba. El costo de todo parece ser mayor estos días, especialmente en la tienda de comestibles, un viaje que no se puede saltear. Tal vez pueda omitirlo, o al menos reducir drásticamente su factura, cultivando su propia comida.

Cultivar frutas y verduras parece abrumador para la mayoría de las personas, pero en realidad es mucho más simple de lo que parece. Además, no tiene que cambiar su estilo de vida suburbano o urbano por una vida en los palos en nombre de la autosuficiencia o los ahorros. Todo lo que necesita son unos pocos pies cuadrados de actividades al aire libre, una fuente de agua y un poco de tiempo. Tus abuelos lo hicieron, y tú también.

Si aún no está convencido, considere estos beneficios de la jardinería en el patio trasero: 

Mejora la salud de tu familia

Comer más frutas y verduras frescas es una de las cosas más importantes que usted y su familia pueden hacer para mantenerse saludables. Cuando estén creciendo en su patio trasero, no podrá resistirlos, y su contenido de vitaminas estará en sus niveles más altos a medida que los muerda directamente desde el jardín.

Padres, tomen nota: un estudio publicado en el Journal of the American Dietetic Association encontró que los niños en edad preescolar a los que casi siempre se les servían productos de cosecha propia tenían más del doble de probabilidades de comer cinco porciones de frutas y vegetales al día, y que les gustara más, que los niños que rara vez o nunca comieron productos de cosecha propia.

Ahorre dinero en comestible 

Su factura de comestibles se reducirá a medida que comience a abastecer su despensa con productos frescos de su patio trasero. Un paquete de semillas puede costar menos de un dólar, y si compra una reliquia, especies no híbridas, puede guardar las semillas de los mejores productores, secarlas y usarlas el próximo año. Si aprende a secar, puede o preservar su cosecha de verano o otoño, podrá alimentarse incluso cuando la temporada de cultivo haya terminado.

Reduzca su impacto ambiental 

La jardinería en el patio trasero ayuda al planeta de muchas maneras. Si cultivas tus alimentos de forma orgánica, sin pesticidas ni herbicidas, utilizando fertilizantes orgánicos ahorrarás a la tierra la carga de contaminación innecesaria del aire y el agua, por ejemplo.

También reducirá el uso de combustibles fósiles y la contaminación resultante que proviene del transporte de productos frescos de todo el mundo en aviones y camiones refrigerados a su supermercado. 

Haz ejercicio al aire libre

La siembra, el desherbado, el riego y la cosecha agregan actividad física útil a su día. Si tienes hijos, ellos también pueden unirse. Asegúrese de levantar adecuadamente los objetos pesados ??y de estirar los músculos tensos antes y después de una actividad extenuante. La jardinería también es una forma de relajarse, quitar el estrés, centrar la mente y obtener aire fresco y sol.

Disfruta de una comida de mejor sabor

La comida fresca es la mejor comida! ¿Cuánto tiempo ha estado allí la comida en el estante de su supermercado? ¿Cuánto tiempo viajó desde la granja hasta su mesa? Comparar el sabor de un tomate de cosecha propia con el sabor de uno comprado en la tienda es como comparar manzanas con pasta de papel para empapelar.

Si sabe mejor, será más probable que coma los productos frescos y saludables que sabe que su cuerpo necesita. Construye un sentido de orgullo Ver una semilla florecer bajo su cuidado para convertirse en alimento en sus platos y en los de su familia es gratificante.

Cultivar su propia comida es una de las cosas más útiles e importantes que un ser humano puede hacer: es un trabajo que lo ayuda a prosperar, nutrir a su familia y mantener su salud. ¡Cuidar sus plantas y esperar mientras florecen y “dan fruto” ante sus ojos es una increíble sensación de logro!

Deja de preocuparte por la seguridad alimentaria

Con recordatorios sobre mantequilla de maní, espinacas, tomates y más, muchas personas están preocupadas por la seguridad alimentaria en nuestro mercado global de alimentos. Cuando cultiva de manera responsable sus propios alimentos, no tiene que preocuparse por la contaminación que pueda ocurrir en la granja, la planta de fabricación o el proceso de transporte.

Esto significa que cuando todo el mundo está evitando los tomates, por ejemplo, no tiene que ir sin ellos, puede confiar en que su comida es segura y saludable para comer.

Cualquiera que sea su motivación para iniciar su propio jardín trasero, es muy probable que disfrute de este nuevo hobby saludable, y que su billetera, el medio ambiente, su cuerpo y su paladar se lo agradecerán.

Continue Reading

Vida Sana

LA VUELTA DE LAS VACACIONES

Gran parte de vosotros acabáis de volver de vuestras vacaciones. Esto significa, salvo honrosas excepciones, que hemos tenido días de excesos alimentarios y de poca actividad física.

Tampoco vamos a decir que en vacaciones perdemos todo lo ganado durante el año, pero sí que lo descuidamos, por eso vamos a ver ocho hábitos para retomar una vida sana después de las vacaciones.

Los principales hábitos para retomar una vida sana
  1. Beber más agua: además de no tener calorías, es el mejor sistema de hidratación para nuestro organismo. Limitemos todo lo posible los refrescos azucarados y las bebidas con alcohol.
  2. Comer más frutas, verduras y hortalizas: las grandes olvidadas del verano. Sobre todo cuando salimos fuera a comer, normalmente los platos que pedimos son muy pobres en estos alimentos. Cuando hagamos la lista de la compra a la vuelta de las vacaciones, estos alimentos no deben faltar.
  3. Recuperar horarios de sueño: en vacaciones los horarios de descanso brillan por su ausencia. Lo mismo nos acostamos a las 3 de la mañana que nos echamos una siesta de dos horas. Recuperar una rutina de sueño nos va a ayudar a optimizar el descanso.
  4. De vuelta a hacer deporte: podemos comenzar con sesiones cortas de 20-30 minutos, tres-cuatro veces a la semana. Correr, pedalear, nadar, pesas, tenis, pádel…todo vale para comenzar a movernos.
  5. Comer menos, pero mejor: como hemos dicho anteriormente, mejorar nuestra dieta comiendo más frutas, verduras y hortalizas, pero también limitando las cantidades que han tendido a pasarse de rosca en las vacaciones. Como premisa, no llegar a ese punto de: «no me cabe más, estoy lleno». Hay que plantarse antes.
  6. Consumir más fibra en tu dieta: no es casual que mucha gente tenga problemas de hábitos intestinales cuando sale de vacaciones. Descuidamos mucho el consumo de fibra. Elige alimentos integrales y que no falten a diario las 5 raciones de frutas y verduras.
  7. Reducir el consumo de «chucherías»: nos referimos a esos alimentos con mucha densidad energética que han sido habituales en el verano, como helados o golosinas. Deben ser puntuales en nuestra dieta (una vez a la semana).
  8. Andar y subir escaleras: además de hacer deporte de forma específica, hay pequeños gestos que podemos hacer a diario e incrementarán nuestra actividad. Evita coger el coche en distancias cortas y ve andando, a lo largo de la semana sumarás varios kilómetros: todo cuenta, aunque sea andando. También podemos olvidarnos del ascensor un tiempo. Subir escaleras es un ejercicio muy completo, sobre todo para las piernas y el corazón. Lo que parece algo insignificante como subir tres pisos andando, es una actividad equiparable a hacer 3 series de ejercicios de piernas en el gimnasio.

Continue Reading

Vida Sana

Las 10 recomendaciones para protegerse de la ola de calor

España se encuentra actualmente inmersa en una ola de calor con temperaturas extremas que alcanzarán más de 40º C en gran parte de la península. Por ello, la OCU ha alertado a la población sobre los grandes riesgos de no adoptar la protección necesaria ante esta subida de temperaturas.

Es importante extremar las precauciones y adoptar mecanismos que nos ayuden a paliar el efecto del calor en nuestra salud. El decálogo elaborado por OCU recoge una serie de recomendaciones para afrontar la ola de calor actual con todas las garantías posibles, a fin de evitar complicaciones y riesgos.

1. Especial atención a los grupos de riesgo

Las personas mayores, los enfermos crónicos y los bebés y más pequeños son especialmente vulnerables ante las subidas de temperatura. Es imprescindible una especial atención ante estas olas de calor ya que los riesgos son mayores para este tipo de colectivos.

2. No dejes de lado la hidratación

Este punto es fundamental en todas las épocas del año pero, ante la subida de temperatura, hay que reforzarlo debido a que la sudoración produce más pérdida de líquidos. Hay que evitar la hidratación con bebidas de cafeína o refrescos azucarados. También es recomendable dejar de lado las bebidas alcohólicas ya que aceleran la deshidratación.

3. Controla tus comidas

Es imprescindible una buena alimentación pero evitando los atracones y las comidas copiosas. Ensaladas, gazpacho o frutas, son algunos de los alimentos más recomendables en esta época porque ayudan a mantener la hidratación de nuestro cuerpo.

4. Protégete de la exposición solar

La aplicación de crema solar es fundamental durante varias veces al día. De hecho, los más pequeños deben tener una protección con un factor alto, evitando que su exposición a los rayos solares sea demasiado prolongada. Además, hay que extremar esta precaución incluso debajo de la sombrilla ya que los rayos ultravioleta también pueden pasar a través de ella.

5. Siempre a la sombra

Reduce la actividad física y no realices deportes en las horas centrales del día, sobre todo si es al aire libre. Es mejor permanecer en lugares que se encuentren a la sombra o que estén climatizados.

6. Opta por ropa ligera

La ropa ligera y de tejidos transpirables nos ayudarán a mantener una temperatura corporal más óptima. Con altas temperaturas es mejor prescindir de las ropas ajustadas, optando por ropa más holgada. Además, el calzado también es esencial dado que nuestros pies deben respirar para evitar lesiones.

7. La mascarilla sigue protegiéndote

En plena pandemia del COVID-19 el uso de la mascarilla sigue siendo una de las medidas sanitarias más importantes para controlar los contagios. Aunque las altas temperaturas inciten a no usarla, es imprescindible llevarla siempre que la situación lo requiera.

8. Cuidado con el coche

El calor excesivo al conducir produce somnolencia al volante por lo que lo ideal es conseguir una temperatura del interior del vehículo adecuada. Las mascotas y el grupo de riesgo también pueden sufrir golpes de calor si la temperatura del vehículo es demasiado alta.

9. Deja el botiquín lejos del calor

Es imprescindible mantener las medicinas en un entorno fresco para evitar que el calor pueda estropearlas y, con ello, que pierdan sus propiedades.

10. Acude al médico si es necesario

En ocasiones, ni siquiera extremando las precauciones conseguimos evitar la aparición de síntomas asociados a un golpe de calor. Entre ellos podemos encontrar dolor de cabeza, malestar, confusión, sequedad… por lo que la primera opción es acudir a un especialista médico.

Continue Reading

Tendencia