Connect with us

Televisión

Julian Iantzi, ‘El Conquistador’ que pudo ser Joaquín Prat: “Hice un piloto con Ana Rosa, pero al final entró él”

Tras 19 temporadas ininterrumpidas de éxito en la autonómica vasca ETB, el reality de aventuras más extremo de la televisión, El Conquistador, fichó también por TVE para llevar su exitosa fórmula al ámbito nacional, sin suponer eso su adiós a la original que celebrará sus dos décadas y ya promociona su estreno en La 1 iniciando el goteo de concursantes.

Sin embargo, para su presentador Julian Iantzi este salto ha acabado siendo agridulce. Como él mismo anunció en la final de la 19ª edición en ETB, no seguirá en el programa que había presentado desde su estreno: “Muy muy a mi pesar es mi última final y va a ser mi última edición como presentador de El Conquistador. La vida va por ciclos y mi ciclo ha durado 19 años”, dijo en directo, aclarando luego en una entrevista que no había sido por decisión propia: “La propia ETB ha dicho que habrá cambios en la temporada 20, y entre los cambios estará el del presentador. Alguien más lo presentará. Me quedaré fuera. Tienen su razón. Yo la escuché, y eso es todo. Nosotros somos profesionales, a veces nos contratan y deciden si renovamos o no. Después de 19 años, ETB ha decidido que es el momento de cambiar”.

Iantzi, que ya había mostrado su motivación en la primera presentación que realizó TVE, estaba pletórico cuando la cadena pública permitió a un grupo de periodistas, viajar a la grabación del formato en República Dominicana. Allí, a parte de poder mostrar nuestro viaje a las entrañas de la aventura televisiva más extrema, pudimos charlar con el presentador que supondrá la línea continuista para RTVE, y que estará acompañado por Raquel Sánchez Silva.

Julian Iantzi nos habló de qué supone este formato en el País Vasco, qué hemos de esperar de su adaptación para toda España, lo que se aprende de la aventura más extrema de la televisión, y también recuerda otras de sus experiencias, como el verano que presentó Vaya par con María Patiño y Jesús Mariñas.

¿Esta versión para TVE va a tener diferencias con las 19 de ETB?

Yo que he estado en las 19 vascas, esta es igual de dura e intensa. Está siendo igual. Imagino que habrá más presupuesto, y tendrá menos capítulos. Nosotros hacemos 24 más la final, y aquí son menos capítulos. Eso es un poco lo que cambia, pero lo que es la intensidad de las pruebas, los campamentos… está siendo igual.

¿Personalmente, tú como afrontas el reto de dar el salto a la televisión nacional con este formato en el que llevas tantos años?

¡Mírame la cara! [dice mientras sonríe]. Siempre digo que trabajo en el mundo de la comunicación, y es una cámara, yo estoy en un lado y en el otro lado está el público. Entonces, mientras yo entretenga al público y tenga la capacidad de contar historias y que me las crean, pues guay. El que sea TVE, ETB, o Canal Cuatro Navarra… en lo que es mi trabajo, yo siempre intento hacerlo bien. Evidentemente cuanto más grande es la televisión, mayor la repercusión, y mejores son las condiciones. Vale, bien, perfecto, Pero yo trabajo siempre igual.

El caso es que tú siempre has tenido El Conquistador, pero has compaginado con saltos a la tele nacional.

Siempre he dicho que mientras en ETB haya trabajo, pues yo, mi familia, mi casa… todo está ahí, donde he hecho muchas cosas. Pero profesionalmente el ir a otros también es enriquecedor. Cuando yo arranqué en Madrid lo primero que hice fue creo que fue Brainiac para Cuatro, que hacía el trabajo de especialista y contábamos la parte de ciencia que hay en todos los retos y tal; pues fue una temporada en la que yo no tenía trabajo y dije: pues me voy a plantar en Madrid, y toqué puertas. Además fue curioso porque primero me llamaron, yo me había comprometido con ETB para hacer El Conquistador, y no tenía nada firmado, pero me había comprometido. Entonces me llamaron de la productora para ofrecerme un programa, y les dije: pues Dios, qué pena, pero ya me he comprometido y he dado mi palabra. Me preguntaron si había firmado, y les dije: ¿A ti te gustaría que fuera a la inversa, que yo te diga que sí y a un mes te diga que no? Pues no puedo fallar. Y me dijo: “¡Hostia, qué buena respuesta! Te voy a tener en cuenta en mis plegarias. ¿Cuándo vuelves de Patagonia?”, le dije que en diciembre, y en enero me llamó para ofrecerme directamente Brainiac.

Hiciste un programa también muy arriesgado con María Patiño.

Sí, muy bien, si son un encanto luego ellos. Mariñas el pobre, ya no está. Y yo conocí a la María, no la de la vena, que yo también la veía y decía: hostias, cómo será esta mujer. Lo recuerdo como una experiencia agradable, porque al final a mí me va la marcha, y somos comunicadores. A mí me gusta probarme, hacer siempre lo mismo es un coñazo, es un aburrimiento. Entonces yo intento hacer diferentes cosas. Hago magacines, hago aventura, directos, no directos, plató, reportajes en la calle… y el corazón era algo que yo nunca me había planteado, pero fue un cúmulo.

Ocurrió cuando Óscar Martínez se fue de lo de Ana Rosa, y estaban buscando sustituto. Yo hice el casting, las pruebas, y les gusté. Hice un piloto, incluso con Ana Rosa, y todo muy bien. Al final entró Joaquín Prat, pero se quedaron con la copla y al mismo tiempo la productora estaba haciendo para Antena 3 el piloto de Vaya par, y estos dos [Patiño y Mariñas] andaban que se pisaban, que no se arreglaban, y dijeron: hay que poner ahí uno en medio, a ser posible que no sepa de corazón, porque si no es un mini-DEC, y que intente poner un poquito de orden. Y por eso me llamaron, porque yo no tenía ni idea de corazón. Si a mí me decían el hijo de Thyssen, que si Manolo Santana… yo pensaba que hablaban del tenista, y resulta que era otro. Ese era mi nivel de conocimiento. Pero esa era mi labor, llevar un poco el tempo del programa, poner un poco de orden, sacar la cara también por el famoso diciéndoles que son unos pelmas, estáis todo el día encima, dejadle respirar un poco… Ese era un poco el papel, ahí estuve un verano, y aprendí cosas.

¿Qué aprendiste?

Pues que en ese mundo también hay el que no quiere estar, y el que sí quiere estar. Y que muchos igual dicen que no quieren estar, pero sí quieren estar. Y todo el tejemaneje que hay detrás. Al final es un espectáculo, es un entretenimiento y ya está, aunque hay gente de todo tipo. Y luego a nivel de compañeros muy bien. Mariñas era así dentro y fuera, y María a mí me ayudó mucho. Muy buena compañera, la verdad.

¿Se agradece que una televisión nacional se fije en un formato autonómico que estaba triunfando tantísimo, es una manera de reconocer el trabajo?

Sí, de hecho, todo el mundo lo comentaba. Un programa que a nivel vasco es más que un fenómeno televisivo, es un fenómeno social. No os podéis llegar a creer lo que es El Conquis en el País Vasco. Allí es la excusa para juntar a la familia, a los amigos… Gente mayor, que igual está un poco jodida, va llegando el lunes y como que se van encendiendo hasta llegar arriba por verlo, y acaba el programa y de repente vuelven a bajar y otra vez la tortura de la semana. Como que El Conquis les da la vida. Muchas veces la gente dice: hostia, pero me estás exagerando. Y no, no, que nos lo dicen ellos.

¿Por qué engancha tanto?

La verdad. Es que es verdad. Estos campamentos son de verdad, todo es verdad.

¿Pero no puede ser que el espíritu vasco sea más aventurero?

Con todo lo malo que ha traído la pandemia, a nosotros como programa nos ha venido muy bien, porque la gente estaba en casa aburrida, empezaba a trastear y de repente: El Conquistador, ¿qué es esto? Y se ha enganchado mogollón de gente. Entonces, más allá del País Vasco, a nivel de toda España, nos siguen. Somos trending topic todos los lunes y los miércoles en redes, y en realidad somos muy pequeños. Nosotros somos un caballito pequeño con los purasangres estos, y les ganamos. Es que hay algo que también atrae. Lo de la montaña, el País Vasco… sí, somos muy de trekking, de montaña, de aventura, pero por España también hay gente. En Catalunya hay mucha gente, en Galicia, en Andalucía, en todos los lados hay gente que le gusta la aventura. Pero este programa no solo es aventura, también es la parte de reality y convivencia en unas circunstancias fuera de tu zona de confort, las estrategias… Esto es una parte de Ironman, una parte de reality o salseo, llámalo como quieras; una parte de estrategias, de ver gente muy diferente fuera de su zona de confort y cómo conviven… Gente urbanita que de repente le sueltas aquí, ¿qué hacen? ¿Saben hacer fuego, hacer una cabaña, cazar, pescar? Son como muchas cositas, que a unos le gusta más esta parte u otra, pero al final todos ven de todo.

¿Tú que tienes bastantes ediciones a tus espaldas, cuál es la característica que más se repite en los ganadores de El Conquistador?

Partimos de la base de que la gente que viene a El Conquistador es gente normal, de la calle. Urbanitas, no urbanitas; la mitad son hombres, la mitad son mujeres; deportistas, no deportistas; el alto, el pequeño; el más corpulento, el menos corpulento… Hay un poco de todo, y para nosotros todo el mundo es igual. Normalmente ha habido ganadoras femeninas y masculinos, y en una edición ganaron un chico y una chica. Es gente sobre todo fuerte mentalmente, y luego el físico también tiene que ayudar. La última prueba es larga y bastante dura, y tienes que tener algún tipo de conocimiento de cuerdas, de navegar, de nadar… Pero hay mucha gente que llega a la final y no son los típicos mazas de CrossFit. La gente se piensa que para venir aquí tiene que ser un mazado fuerte. Y no, eso te puede ayudar a ganar pruebas, pero si tú sin ser un mazado eres alguien inteligente, estratega, que sabes mover bien las piezas, te plantas en la final y no te has desgastado. La final luego hay que ganarla, claro. Y es un hándicap el no dominar algunas de las modalidades que suele haber.

Insistes en que todo el mundo que viene sabe a lo que viene, que no abandona nadie.

Bueno, eso de que no abandona nadie… [ríe]. Hay gente que abandona porque puede haber lesión, o que llegan al límite de sus fuerzas y no aguantan. Hay un poco de todo, en ETB también. La gente bromea con “vosotros los vascos…”, pero déjate, que no tenemos un ADN diferente, somos iguales. Sea andaluz, gallego, siempre hay gente dura y gente menos dura; hay de todo en todos los lados. Hay gente que aguanta y gente que no, hay gente que llega al fondo, le animas y se viene arriba, porque esto es un constante dientes de sierra. Lo bueno de este programa es que los llevamos al límite y les enseñamos que cuando estás jodido tienes que sacar el animal que llevas dentro, el conquistador que llevas dentro. Porque cuando el cuerpo no puede, si la mente tira, la mente tira del cuerpo. Pero al revés no. Cuando ya la mente se va, el cuerpo aunque esté bien no va a tirar de la cabeza. Aquí es una de las enseñanzas que ellos llevan, que cuando creen que ya no pueden, que están jodidos y tal, de repente una victoria, campamento rico, una comida y dices: ¡hostia, ya le he dado vuelta! O mucha gente que abandona, a la media hora les das un caldito, un bollito, y: “¡Hostia! ¿Qué hago yo aquí?”, y dice: “Yo hubiera podido aguantar un poco más. Aquí aprenden también eso, que sus niveles de tolerancia al esfuerzo, al sacrificio, son mayores de lo que ellos creen.

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Televisión

Lara Álvarez anuncia que deja Mediaset tras 10 años “para emprender un nuevo camino profesional”

Lara Álvarez deja Mediaset tras 10 años. La presentadora, que ha encadenado proyectos en el grupo de comunicación en la última década, anuncia por sorpresa que abandona la empresa “para emprender un nuevo camino profesional”.

La noticia la ha comunicado ella misma en su perfil de Instagram, donde ha compartido un breve texto para dar a conocer su decisión y dar las gracias a sus seguidores por el cariño en esta importante etapa profesional que ahora cierra.

“Después de casi 10 años, que recordaré siempre, he decidido dejar Mediaset para emprender un nuevo camino profesional. Gracias a todos por vuestro cariño”, dice su comunicado, sin dar por ahora detalles sobre cuál será su destino.

La trayectoria de Lara Álvarez en Mediaset

Con su salida de Mediaset, Lara Álvarez pone fin a una etapa profesional que inició en 2015 cuando fichó por Cuatro para conducir Todo va bien tras el adiós de Edurne, y que clausuró, sin saberlo todavía, con el efímero La Mejor Generación a principios de este mismo 2024 en Telecinco.

Atrás queda una trayectoria en la que destaca un formato clave en su carrera y trayectoria televisiva: Supervivientes. La asturiana fue la apuesta de Mediaset para presentar su reality estrella desde Honduras en la edición de 2015 y allí permaneció durante ocho ediciones consecutivas hasta que en 2022 tomó la decisión de “evolucionar y apostar por nuevos retos” dentro de la misma cadena, tal como ella misma comunicó.

En diciembre de 2022, y descartando cualquier rumor sobre un posible cambio de aires, la presentadora renovó su contrato de larga duración con Mediaset España, de cara a asumir nuevos proyectos dentro del grupo. Entonces llegaron los tres programas que han completado su trayectoria en la empresa: Me Resbala, A tu bola y La mejor generación.

En su currículum también figuran realities como Gran Hermano VIP, Secret Story, La casa fuerte Pesadilla en El Paraíso y talents como Idol Kids, donde no tuvo un papel protagonista. Sí fue así en otras apuestas como Juegos sin fronteras o las galas de Nochebuena y Nochevieja, además de las Campanadas que presentó junto a los rostros de First Dates en 2016, y Jesús Calleja en 2019.

En Cuatro, la otra cadena que ha marcado su camino en el grupo, no sólo condujo el inicial Todo va bien junto a Xavi Rodríguez sino también Dani & Flo, programa al que se sumó en 2017 con con el proyecto ya en marcha. Antes, la presentadora asturiana ya había estado ligada al canal con sus trabajos en Qué quieres que te diga y Deportes Cuatro (2011-2012), y como reportera del Mundial de Moto GP que emitió Telecinco en la temporada 2012-2013.

Conocida su salida de Mediaset, resta saber cuál es el próximo destino profesional de una Lara Álvarez que ya ha trabajado en Atresmedia como colaboradora de Espejo Público (Antena 3, 2014), laSexta Deportes (2010-2011) y En el aire (laSexta, 2014).

Continue Reading

Televisión

Sorpresa en ‘Bake Off’ al expulsar a uno de los favoritos y apostar por el más flojo

Este lunes, 19 de febrero, la nueva entrega de Bake Off estrenó las tres pruebas (en vez de las dos que había hecho hasta ahora) para la desesperación de los concursantes, excepto Yolanda Ramos que fue expulsada en la pasada gala.

Los pasteleros se enfrentaron a los turrones con cambio de receta, a las rosquillas que se le atragantaron a más de uno y al trampantojo de galletas. Unos retos que se tomaron con alegría pero con tensión a la vez.

Finalmente fue Marc Clotet el que se marchó de la carpa, para sorpresa de muchos compañeros ya que había sido uno de los favoritos durante casi toda la edición. De hecho, en el recuerdo queda su reto de San Valentín que “conquistó” a todos.

Prueba de autor con sorpresa incluida

En la primera prueba de la noche, los concursantes tuvieron que revolucionar los sabores clásicos de los turrones para convertirlos en turrones disidentes en una hora y media. “Atreveos, sed valientes”, les pidieron los jueces.

Pero, si eso no era suficiente, todos ellos tuvieron que cocinar la receta de otro compañero: Alba y Rocío, Blas y Marc, Patxi y Terelu, Pablo y Ana.

Durante el cocinado, la que más se desesperó fue Carrillo con la receta de Rociíto. Tanto que hasta la amenazó con “robarle al marido”. Pero la peor parte se la llevó Pablo cuando se le quemó el papel de horno.

Prueba técnica de rosquillas “incomestibles”

En la prueba técnica, los concursantes elaboraron tres coloridas alternativas a las rosquillas de toda la vida. Marc tenía la ventaja de tener la receta pero también sufrió dificultades.

Los peores de la prueba fueron Pablo y Patxi al hacer unas rosquillas crudas y las otras durísimas. “Incomestibles las dos”. Pero también hubo doble premio para las mejores: las de Ana y Rocío Carrasco.

Prueba de expulsión con la marcha de uno de los favoritos

En la prueba fantasía, cada uno tuvo que crear su propio trampantojo de costurero dentro de una típica lata de galletas de mantequilla en el que todos los elementos de costura deberán estar replicados en galleta y mazapán.

Durante el cocinado, la única que hablaba y hablaba era Alba Carrillo, hasta que algunos compañeros e incluso los jueces se lo señalaron y decidió quedarse completamente callada: “¿Veis cuando me callo lo que pasa? Es el cementero Bake Off”, bromeó la modelo.

Al entregar sus elaboraciones, ninguno dio “puntada sin hilo” en los títulos pero no estuvieron tan acertados en el sabor. Sobre todo Pablo que “en cada prueba de decoración” la da por perdida. “Es que con estos dedos no estoy acostumbrado a las cosas pequeñas”, argumentó el actor. Terelu tampoco acertó en la decoración, pero sí en el sabor. Todo lo contrario que Blas.

La que asustó con su plato fue Rocío que entregó algo más parecido a un kit “de brujería”, o a una “escena del crimen” según los jueces y al que ella tituló “la caja de Tim Burton”.

El jurado se retiró a deliberar, según la evolución de cada concursante en las tres pruebas. Acordaron que los tres mejores de la entrega habían sido Blas, Ana y Alba (para su sorpresa). Y el delantal de la semana se lo llevó el cantante.

La parte negativa se la llevaron Pablo y Marc al ser señalados como los peores de la noche. Y aunque Pablo había repetido durante toda la entrega que sabía que se marchaba él, aún quedaba un giro final: “El que debe despedirse de la carpa es Marc”, sentenciaron para sorpresa de muchos, tras ser uno de los favoritos y de los que más mimo habían puesto a cada dulce.

Continue Reading

Televisión

Risto habló con su ‘doble’ del carnaval de Santa Cruz de Tenerife: “¿Has ligado mucho haciendo de mí, o como yo?”

El presentador de ‘Todo es mentira’ habló con Edei Martín, un joven que ha causado furor en el carnaval de Santa Cruz de Tenerife al disfrazarse como el juez de ‘Got Talent’. Su disfraz incluía las gafas, la mesa y el pulsador, lo que hizo que mucha gente le pidiera un ‘Pase de oro’.

Risto Mejide entrevistó este lunes en Todo es Mentira a Edei Martín, su ‘doble’ en el carnaval de Santa Cruz de Tenerife. Este joven causó furor al disfrazarse como el juez de Got Talent, mesa, gafas y pulsado incluidos. De hecho, Edei no pudo ir de un sitio a otro con sus amigos, tal como tenía previsto, porque la gente hacía cola para que valorara sus disfraces y sus improvisadas actuaciones como si fuese el mismísimo Risto, aunque con un matiz: “Yo no doy ‘Pase de oro’”.

“Cambié diversión por curro”, añadió nuestro protagonista, que aun así vivió una experiencia “brutal, descomunal y muy divertida”. Y todo gracias a su disfraz, que surgió cuando se puso las gafas de sol de su sobrina mientras comía en un restaurante. Su familia se quedó en silencio hasta que alguien le dijo: “Eres Risto”. El resto de los comensales dieron su ‘sí’ a este parecido, y Edei, a falta de otra idea para su disfraz, decidió ser Risto por una noche.

“¿Has ligado mucho haciendo de mí, o como yo?”, le preguntó el presentador. “Si vienes aquí controlas algo”, contestó el joven para risa de Mejide, que aplaudió su disfraz: “Me ha parecido estupendo y un homenaje hacía mí, me he sentido muy honrado”. Es más, lanzó una propuesta a Edei: “Más que un ‘Pase de oro’, quiero darte trabajo. ¿Podrías venir y presentar este programa mientras yo estoy en mi casa?”. “Es lo propio, hay que delegar”, contestó el tinerfeño.

Continue Reading

Radio Millenium Online

Advertisement

Tendencia