Connect with us

Cocina

Tarta Tres Leches

Ingredientes

  • 145 g. de azúcar
  • 70 ml. deleche entera
  • 145 g. de harina de trigo tipo repostería
  • 3 huevos M
  • Pizca de sal (3 gramos)
  • 1 cdita. de esencia de vainilla (opcional)
  • 1 cdita. de levadura química o polvo de hornear
  • Para la crema: 200 ml. de nata montada o crema de leche 35% M.G.
  • 200 ml. de leche evaporada
  • 200 ml. de leche condensada
  • Para el merengue: 3 claras de huevo
  • 100 g. de azúcar

Hoy he preparado una tarta muy extendida en la red, la tarta tres leches. Existen multitud de recetas de esta tarta en la blogosfera, pero hoy os traigo la que, después de varios intentos, creo que es la mejor. Esta una de las recetas de postre más famoso en el mundo latinoamericano, siendo muy popular en: Venezuela, Colombia, Perú, Chile, Ecuador, Puerto Rico o México.

Se trata de una tarta que tiene como base un bizcocho esponjoso y consistente que se baña en una mezcla de tres leches hasta que quede totalmente saturado de ellas y se sirve habitualmente coronada de merengue a punto de nieve.

Es muy importante que el bizcocho aguante el peso y la humedad que le va a aportar todo el líquido que le va a absorber, no debe romperse ni deshacerse una vez bañado, aguantará estoicamente los 600 ml. le diferentes leches que le vamos a añadir.

En lo referente a las leches, se utilizan leche evaporada, nata o crema de leche y leche condensada. Existe la versión de 4 leches, popular en Argentina que añade además no una leche sino un producto lácteo, el archi popular dulce de leche.

Podemos encontrar incluso la opción 5 leches que preparan en algún país de Centroamérica utilizando la leche de coco, que aun no siendo una leche en sí la emplean como tal al darle ese nombre. En todas sus versiones, incluida la versión rápida en forma de copas individuales de tres leches, este postre es una verdadera maravilla, por supuesto muy dulce jugosa y adictiva. Ya me contaréis.

Preparación de la tarta tres leches

  1. Separamos las claras de los huevos de las yemas y montamos las claras a punto de nieve con una pizca de sal y las reservamos.
  2. En un bol batimos las yemas con el azúcar hasta que formemos una mezcla con espuma. Añadimos la leche y seguimos batiendo. Incorporamos la harina tamizada con la levadura y mezclamos con cuidado hasta que se integre con los líquidos.
  3. Incorporamos las claras montadas a punto de nieve con mucho cuidado para que no se bajen, con movimientos envolventes y despacio.
  4. Untamos de mantequilla un molde desmoldable de unos 20 cm. de diámetro y lo forramos, tanto por el fondo como por los laterales con papel de horno. Vertemos la masa del bizcocho y horneamos, con el horno previamente caliente a 180ºC durante 40 minutos, comprobando que esté listo al pinchar con un palito y que este salga limpio.
  5. Retiramos el molde del horno y lo dejamos enfriar durante 10 minutos antes de desmoldarlo. Lo dejamos sobre la rejilla hasta que esté totalmente frío.
  6. Una vez que el bizcocho esté frío cortamos el copete que puede haberse formado con un cuchillo de sierra. Esta operación es sólo por la estética del pastel, para que quede lo más regular posible. Colocamos el bizcocho sobre una bandeja honda y con un palillo chino o un punchón hacemos perforaciones por toda la superficie. Este paso es fundamental para que la crema de leche se introduzca en toda la masa.
  7. En un bol mezclamos las tres leches, la leche condensada, la leche evaporada y la nata. Con una cuchara distribuimos 4 o 5 cucharadas de la mezcla de leches por toda la superficie. Dejaremos que se vaya absorbiendo el líquido antes de añadir más. Continuamos añadiendo líquido y esperando a que se absorba hasta que se haya acabado todo la cantidad. Aunque os parezca mucha, el bizcocho lo absorberá todo si le damos tiempo. Guardamos el bizcocho el en frigo de un día para otro para que repose y se asiente.
  8. Si queremos trasladamos el pastel a una fuente definitiva de servicio, no os preocupéis, si lo hacemos con cuidado no se romperá ya que la textura de este bizcocho nos permitirá este trasvase.
  9. Preparamos el merengue batiendo las claras a punto de nieve fuerte, con una pizca de sal. Una vez montado vamos añadiendo azúcar poco a poco sin dejar de batir. Lo mejor es que el merengue lo hagáis con unas varillas eléctricas ya que a mano es muy trabajoso. Rellenamos una manga pastelera o una bolsa de plástico a la que le cortamos la punta y decoramos nuestro pastel por toda su superficie con el merengue.

Una vez terminada la esta tarta, puedes quemar un poco el merengue con un soplete, adornarla con un poco de canela espolvoreada o hacer un caramelo suave y dejarlo caer sobre la tarta en forma de hilo fino.

Aunque esta tarta lleva un tiempo prepararla, quizás es más para un día de fiesta o un cumpleaños, el trabajo real de hacerla no es demasiado y el resultado no puede ser mejor. Un bizcocho totalmente empapado aunque consistente de una crema de leche dulce y muy sabrosa, toda una tarta de rechupete.

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cocina

Tarta Ópera

La tarta Ópera es un clásico de la repostería francesa. Un postre tradicional y delicioso que vamos a aprender a preparar en casa con unos sencillos pasos para conseguir una de las tartas más famosas y demandadas en las pastelerías.

La receta original de esta elegante tarta francesa consta de capas de bizcocho gioconda de almendra empapado en café, intercaladas con capas de crema de café y cubierta con una ganache de chocolate. Su elaboración es sencilla, aunque algo laboriosa. Si seguimos esta receta al pie de la letra, obtendremos un resultado como si la acabáramos de comprar en la mejor pastelería de París.

El origen del nombre de esta tarta es incierto y existen varias teorías sobre su procedencia. Una de ellas se sitúa en la década de los cincuenta y atribuye su creación al maestro pastelero Cyriaque Gavillon, de la famosa pastelería parisina Dalloyau, cuya esposa Andrée, impresionada por la espectacular presencia del pastel, eligió su nombre en honor a la Ópera Garnier. La otra teoría sitúa la creación de esta tarta, por aquel entonces conocida con el nombre de su autor, en la Exposición Culinaria de París de 1903 de la mano del chef Louis Clichy. La tercera teoría, sin embargo, asigna la creación original de la también conocida como Opera Torte al famoso pastelero francés Gaston Lenôtre.

Información de la receta
  • Tiempo de preparación: 30 minutos
  • Tiempo de cocinado: 40 minutos
  • Tiempo total: 1 hora y 10 minutos (más el tiempo de enfriado)
  • Raciones: 8
  • Categoría: repostería
  • Tipo de cocina: francesa
  • Calorías por ración (kcal): 881
Ingredientes de la tarta Ópera

Para la plancha de bizcocho:

  • 7 huevos M
  • 40 g de azúcar blanco
  • 100 g de azúcar glas
  • 40 g de harina de trigo
  • 125 g de almendra molida

Para el almíbar:

  • 120 g de agua
  • 50 g de azúcar blanco
  • 2 cucharaditas de café soluble

Para el glaseado de chocolate:

  • 340 g de chocolate 70% de cacao
  • 60 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 250 g de nata para montar (mínimo 35% de materia grasa)

Para la crema de café:

  • 200 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 125 g de azúcar glas tamizado
  • 50 g de leche entera

2 cucharaditas de café soluble

Cómo hacer la tarta Ópera

Comenzamos por preparar el bizcocho. Para ello, en primer lugar precalentamos el horno a 160 ºC con calor arriba y abajo. Engrasamos y forramos la bandeja de horno y la reservamos.

Batimos 7 huevos M con 40 gramos de azúcar blanco hasta que la mezcla doble su volumen y esté muy esponjosa.

Tamizamos 100 gramos de azúcar glas, 40 gramos de harina de trigo y 125 gramos de almendra molida.

Integramos estos ingredientes en la mezcla con movimientos envolventes hasta tener una masa completamente homogénea y sin grumos.

Vertemos la mezcla en el molde y lo llevamos al horno. Horneamos durante 10-12 minutos, o hasta que los bordes comiencen a dorarse ligeramente.

Retiramos del horno y dejamos enfriar por completo en la bandeja, reservamos.

Prepararemos el almíbar poniendo 120 gramos de agua, 50 gramos de azúcar blanco y 2 cucharaditas de café soluble en un cazo. Llevamos a fuego medio hasta que el azúcar se disuelva y reservamos.

Para preparar el glaseado de chocolate, ponemos 340 gramos de chocolate 70% de cacao, 60 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente y 250 gramos de nata para montar en un bol. Llevamos al microondas, en tandas de 30 segundos, moviendo entre tandas, hasta que se derrita el chocolate y se integren todos los ingredientes.

Cubrimos con film transparente y reservamos a temperatura ambiente hasta que espese y tenga una textura que nos sirva para untar. Reservaremos 4-6 cucharadas para decorar la tarta si lo deseamos.

Seguimos con la crema de café, para ello batimos 200 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente junto con 125 gramos de azúcar glas tamizado hasta que la mezcla esté muy cremosa.

Mezclamos 50 gramos de leche entera con 2 cucharaditas de café soluble hasta que se integre completamente.

Vertemos la mezcla de leche y café en la crema de mantequilla y batimos hasta que se integre, reservamos.

Vamos a comenzar con el montaje de la tarta. Para ello, desmoldamos la plancha de bizcocho. Como vamos a necesitar 3 capas de bizcocho para la tarta, cortaremos la plancha de tal manera que obtengamos 2 trozos enteros del tamaño de la tarta y 2 trozos mas pequeños que midan justo la mitad de los grandes, de modo que estos dos trozos pequeños juntos formen la tercera capa necesaria para la tarta.

Colocamos una capa de bizcocho sobre el plato de presentación y pintamos con el almíbar.

Ponemos la mitad de la crema de café y alisamos.

Seguimos con otra capa de bizcocho. Para esta capa intermedia, usaremos los dos trozos pequeños de bizcocho y los pintamos el con almíbar de café.

Ahora es el turno colocar una capa de glaseado de chocolate, pondremos la mitad y alisamos.

Ponemos ahora la última capa de bizcocho y cubrimos con el almíbar restante.

Echamos la crema de café restante y alisamos. Llevamos a la nevera 20 minutos para que se endurezca ligeramente.

A continuación, vertemos el resto del glaseado de chocolate y lo dejamos lo más liso posible. Llevamos la tarta a la nevera un mínimo de 2 horas para que se endurezca. Lo ideal es dejarla hasta el día siguiente.

Pasado este tiempo, cortamos los extremos de la tarta con un cuchillo mojado en agua caliente y previamente secado. Cortamos aproximadamente 1-2 cm para quitar los bordes más irregulares y que nos quede un acabado profesional.

Podemos decorar la parte superior de la tarta con el glaseado de chocolate sobrante y con ayuda de una manga pastelera pequeña. Servimos.

 

Continue Reading

Cocina

Tarta de la abuela

Continue Reading

Cocina

Pavo con salsa de queso

Ingredientes

  • 600 gramos de solomillo de pavo
  • 300 gramos de espinacas
  • 4 zanahorias
  • 1 cebolleta
  • 2 cucharadas de queso blanco para untar light
  • 2 lonchas de queso havarti light
  • Tomillo
  • Pimienta
  • 100 mililitros de caldo de pollo sin sal
  • Aceite de oliva
  • 80 mililitros de vino blanco
1. Escalda las zanahorias

Raspa las zanahorias y lávalas. Corta 2 en láminas a lo largo y escáldalas en agua hirviendo. Trocea las otras 2, cuécelas 20 minutos en agua salada y escúrrelas.

2. Pocha la cebolla

Limpia la cebolleta, lávala, pícala y póchala en 2 cucharadas de aceite.

3. Cuece la salsa

Vierte el vino y el caldo, y deja reducir. Agrega la zanahoria y los quesos. Cuece hasta que la salsa espese, tritúrala y pásala por el chino. Saltea las tiras de zanahoria con las espinacas y espolvorea con pimienta y tomillo.

4. Asa el solomillo

Corta el solomillo en rodajas gruesas, espolvoréalas con pimienta y ásalas a la plancha con unas gotas de aceite 3 minutos por cada lado. Sírvelo con la salsa de queso y las verduras.

EL TRUCO

Puedes asar el solomillo entero y, una vez bien dorado por fuera, cortarlo en rodajas y servirlo.

Continue Reading

Tendencia