Connect with us

Televisión

Muere la actriz, cantante y presentadora Carmen Sevilla a los 92 años

El nombre de Carmen Sevilla evocará en muchos espectadores televisivos la figura de una afable y madura presentadora que cometía pintorescos lapsus en sus intervenciones como presentadora de Cine de barrio en TVE. Para muchos aficionados al cine, supondrá el lejano recuerdo de una actriz embarcada en mediocres películas seudoeróticas en la década de los setenta, antes de retirarse de la gran pantalla. Sin embargo, Carmen Sevilla triunfó como cantante durante dos décadas, participó en El show de Ed Sullivan cuando la presencia de cualquier artista español en la televisión estadounidense era una quimera y estuvo presente en 60 películas junto a los artistas más grandes de su época, desde Jorge Negrete a Luis Mariano, desde Jorge Mistral a Vittorio de Sica, y llegó a rodar a las órdenes de Nicholas Ray y a ser partenaire de Charlton Heston.

Carmen Sevilla ha muerto este martes en Madrid, a los 92 años. Sufría de alzhéimer desde 2009, cuando aún presentaba Cine de barrio, programa en el que realizó su última aparición en televisión en diciembre de 2010. El volumen de la carrera artística de esta cantante y actriz resulta, aún hoy, apabullante. También casi desconocido. Según su biografía oficial, María del Carmen García Galisteo, su nombre real, nació en Sevilla el 16 de octubre de 1930, aunque la artista siempre recordó que, en realidad, lo hizo en 1931. Cuando comenzaba su carrera, de la mano de la legendaria Estrellita Castro, quien la había descubierto cuando contaba solo 12 años, se vio obligada a mentir acerca de este dato para conseguir el carnet profesional del Sindicato del Espectáculo. Empapada desde niña de ambiente flamenco, también llegaría a formar parte de las compañías de El Príncipe Gitano y de Paco Reyes. Carmen Sevilla debutó en el cine español en 1947, con un breve papel en Serenata española, a las órdenes del por entonces mítico Juan de Orduña. Solo un año más tarde ya compartía pantalla, de igual a igual, nada menos que con Jorge Negrete en Jalisco canta en Sevilla.

En 1961 Carmen Sevilla se puso bajo el mando de un mito cinematográfico como Nicholas Ray en Rey de reyes, superproducción de Samuel Bronston rodada en España, en la que encarnó a María Magdalena. En la cima de su popularidad llegaría El balcón de la luna, película que hoy puede verse como todo un emblema kitsch que reunió por primera vez en un largometraje a Carmen Sevilla, Lola Flores y Paquita Rico. Camino del Rocío, de Rafael Gil (1966) y Enseñar a un sinvergüenza, de Agustín Navarro (1969), serían algunos de sus éxitos en la década de los sesenta, en la que Sevilla se consolidó también como cantante, lanzando al mercado más de 15 discos, muchos de ellos con canciones compuestas por quien era su marido, Augusto Algueró, uno de los músicos más populares del país. Su unión despertó el entusiasmo de la España de la época, como lo demuestra el hecho de cerca de 300.000 personas se congregasen en los alrededores de la basílica del Pilar de Zaragoza el día de su boda, en febrero de 1961. Eran años en los que Carmen Sevilla trabajaba de modo frenético convertida en una absoluta estrella. En la Navidad de 1965 llegó a participar como invitada en el legendario programa de la televisión estadounidense El show de Ed Sullivan.

Los años setenta vieron, sin embargo, el declinar de su carrera cinematográfica, que sufría ante la llegada de un nuevo cine, alejado de los postulados en que se había movido toda su carrera. Carmen Sevilla intentó acceder a papeles dramáticos, aunque no llegó a ser bien acogida por los nuevos directores y hubo de participar en demasiadas películas indignas de su talento, algunas de ellas de baja estofa en forma de mediocridades seudoeróticas. No obstante, Carmen Sevilla regalaría en la pantalla un pequeño papel junto a Charlton Heston en la coproducción Marco Antonio y Cleopatra, dirigida por el propio actor, y protagonizaría una interesante película de Gonzalo Suárez, La loba y la paloma. Queda como su última aparición cinematográfica la película Rostros, en 1978.

La popularidad de Carmen Sevilla, sin embargo, estaba lejos de declinar y su resurrección de cara al público llegaría por la televisión. Con 61 años, y una década después de alejarse del mundo del espectáculo, Valerio Lazarov, director de la recién creada Telecinco, la reclutó para ejercer de presentadora televisiva en el espacio diario Telecupón, en una colaboración que duraría hasta 1997. En esos seis años presentaría también en la cadena espacios como El juego del zodiaco, Date un respiro o Mañana serán estrellas, junto a un también redivivo Manolo Escobar. Tras abandonar Telecinco en 1997, Carmen Sevilla, ya convertida en un icono catódico, fichó por Antena 3, donde presentaría programas como La noche de Carmen. La carrera de Carmen Sevilla despuntaba de nuevo y las cadenas televisivas se convirtieron en su medio natural. Después de pasar por Canal Sur y la desaparecida Canal 9, la artista desembarcó en TVE para abordar su última y muy exitosa etapa como presentadora: en 2003, la cadena pública la reclamó para presentar Cine de barrio, un espacio por el que aún es recordada gracias a su habitual simpatía y cercanía hacia los invitados y los espectadores. El 14 de diciembre de 2010, con 80 años, grabó su último programa.

Finalizaba así la presencia pública de Carmen Sevilla. Una artista con mayúsculas, que supo ganarse el favor del público popular y que peleó por acceder a otros registros interpretativos, que en muchas ocasiones le fueron negados para, finalmente, convertirse en una presencia querida en los hogares españoles gracias a la pequeña pantalla.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Televisión

‘Tu cara me suena 11’ hace “boom” en su casting al anunciar a su séptimo concursante en Antena 3

Tu cara me suena ha agregado un nuevo nombre a su casting para la undécima edición en Antena 3. La cadena ha recurrido a uno de sus presentadores de confianza para aportar otra nota humorística de esta edición.

Nos referimos a Juanra Bonet. El presentador y cómico se convierte en el séptimo participante oficial de esta edición. Se suma a David Bustamante, Valeria Ros, Raquel Sánchez Silva, Supremme de Luxe, Raoul Vázquez y Miguel Lago, previamente anunciados por Atresmedia.

Con su nombre, el talent show producido por Gestmusic está próximo a completar su terna de aspirantes.

Una de las caras de los concursos en Antena 3
Bonet es uno de los presentadores más vinculados a Antena 3 desde la década pasada, especialmente en el género del concurso. Fue el conductor de ¡Boom! durante su larga andadura en las tardes, y también ha tomado las riendas de la nueva versión de ¿Quién quiere ser millonario? y de El círculo de los famosos, así como en sustituciones puntuales de Manel Fuentes en el nuevo Atrapa un millón. Asimismo, también ha acompañado a Eva González en La Voz Kids.

Su presencia en Atresmedia es suficientemente amplia como para que ya haya hecho sus pinitos en Tu cara me suena. Ha intervenido en dos ocasiones anteriores, en una acompañando a Agustín Jiménez en la última edición, en 2023; y años antes, en 2016, haciendo dúo con David Fernández.

 

Continue Reading

Televisión

Antena 3 inicia con ‘Sueños de libertad’ la transición a sus nuevas tardes sin ‘Amar’, con la experiencia turca como aval

Antena 3 abre una nueva etapa en su programación. O mejor dicho, la transición a una nueva etapa. Desde este lunes 26 de febrero, la cadena visibilizará en sus tardes el relevo de un serial ya mítico en la historia de la televisión española, Amar es para siempre, con otro que llega a cubrir su hueco y, con suerte, a cumplir con las expectativas de la empresa, Sueños de libertad.

Tras el estreno en prime time de este domingo, la nueva producción de Diagonal (Banijay Iberia) pasará a emitirse a las 15:45 horas, empalmando la emisión de sus primeras entregas con las últimas de Amar es para siempre. Esto ya implica unos reajustes de la programación vespertina del canal de Atresmedia, a fin de lograr el ansiado traspaso de público de la serie saliente a la entrante, con las expectativas que se le presuponen.

La cadena privada afronta un desafío claro, al perder una pieza indispensable de su escaleta. La transición, ya se ha avanzado, será suave, pero obliga a malabares para que todo encaje: por de pronto, la de este lunes será la primera de un número por definir de tardes de matrimonio entre Amar y Sueños de libertad. En buena medida, Antena 3 tendrá que valerse de la experiencia que ha ido perfeccionando con otro elemento ya básico en su estructura: la de la rotación de la ficción turca.

El repunte de ‘Amar’ que evidencia la dificultad

“Amar y El secreto de Puente Viejo marcaron un antes y un después en las series diarias, y lo que teníamos claro es que la que sustituyera a Amar tenía que dar un paso adelante en calidad”, afirmaba Montse García, directora de Ficción de Atresmedia, sobre el reto que ha supuesto esta nueva producción, cuyas primeras informaciones surgieron casi en paralelo al anuncio del desenlace de Amar, a comienzos de junio de 2023. El proceso ha sido “costoso”, precisamente por la responsabilidad intrínseca para relevar a una ficción que acumula no solo los 11 años de andadura en Antena 3, sino otros siete previos con otro título, Amar en tiempos revueltos, en La 1.

El hecho de que se optara por darle un desenlace a la ficción, que ha recorrido más de cincuenta años de la historia de España en el siglo XX durante su singladura, se debía a un desgaste más que lógico en los últimos años, tras la dispersión de los públicos y la entrada de nuevos y potentes competidores como La Promesa. El objetivo era, por un lado, otorgar una despedida a la altura al producto, pero también tener la oportunidad de refrescar la oferta de ficción de sobremesa, que se ha probado vital para Atresmedia.

El desafío es importante. No hay más que ver los números de Amar en esta última temporada que se inició en septiembre, como de costumbre con cada renovación de tramas. En este final “elástico”, tal y como lo definió Antena 3 sin concretar la fecha de cierre, ha experimentado un llamativo repunte de su audiencia, demostrando el peso de su nombre en el panorama televisivo, y poniéndole, también, las cosas difíciles a su sucesora. Sin ir más lejos, este jueves anotaba su mejor cuota de la temporada, un 13.3%, que también suponía la cifra más alta desde septiembre de 2022. No en vano, durante estos meses se ha vuelto a reivindicar recuperando la corona de la series diarias.

El adiós de Amar es para siempre ha ido en paralelo al de Cuéntame, otra serie de largo alcance, aunque en este caso su aprovechamiento por parte de TVE evidenciaba el cambio de las formas de consumo en prime time. En el caso de la sobremesa, la audiencia destaca por una fidelidad a las historias, que no siempre es fácil de conseguir.

Ahí están la cara y la cruz de TVE, con La Promesa, que fue su gran sorpresa de 2023; y en contrapartida La Moderna, que ha sufrido por las comparaciones y que no solo ha tenido problemas para aguantar el tipo, sino que también ha generado apuros indeseados a la otra serie al cambiar su horario: con su llegada a las 16:30 horas, La Promesa pasó a emitirse a las 17:30 horas, con un perjuicio inevitable en sus registros que en las últimas fechas ha ido mitigando. Pero no es el único ejemplo de la complicación de proponer nuevas ofertas de ficción a esta hora. Telecinco lo intentó con Mía es la venganza, sin suerte en el escaso tiempo que se mantuvo en el canal, antes de trasladarse a Divinity hasta el fin de sus capítulos.

Consolidar la nueva marca antes de revelar la franja

Para afrontar esta difícil misión, Sueños de libertad ha ido trabajando primero en asentar su identidad ante el público, destacando sus valores de producción y la escala de la historia, antes incluso de oficializar su condición de relevo de Amar. Si bien desde el primer momento se apuntaba a que tomaría el testigo de aquella por sus características -una producción de época, con episodios de 50 minutos, a cargo de Diagonal TV- Antena 3 dilató el momento de confirmar su ubicación en la franja de tarde.

No fue hasta finales de este mismo enero, después de algunas semanas cebándose que se “acercaba” el desenlace de Amar. Por más que se diera por sentado, se podía entender esta decisión como un intento por generar una marca sólida, y un interés en el público, antes de conocerse su lugar.

“No podemos engañar al público de Amar, tiene 18 años de experiencia”, reconocía Natalia Sánchez a verTele sobre cómo enfrentarse al público con esta producción, que aborda temas universales como “la familia, el amor, la rivalidad, la amistad”, con secretos que darán pie a “tramas, subtramas y grandes giros”, según reza la sinopsis de Atresmedia. Es decir, planteamientos afines a los de Amar o a otros referentes similares, valiéndose de un detonante llamativo: Begoña, la heroína trágica, huye con su hijastra de su esposo Jesús de la Reina, que las dispara a sangre fría.

Se intuye el abordaje de temas de plena actualidad, como el maltrato -físico y psicológico- y la violencia machista, observando la historia ambientada en los años 50 con una perspectiva de género acorde al presente. También asimilable a lo que propone Amar es para siempre desde hace años.

Cómo encajar ‘amar’ con los ‘sueños’ en una sola franja

El maridaje entre una serie y otra constituye una apuesta sin fecha de caducidad concreta. Así como Atresmedia ha ido anticipando el final de Amar desde hace más de dos meses, es importante cuidar que esta combinación de los dos productos dé resultados. No deja de ser la misma estrategia empleada con las series turcas, el otro pilar de la programación actual: cada nueva serie estrenada se ha emparedado a la que venía a reemplazar. Por norma general, esto ha tenido resultados positivos para Antena 3, que ha podido mantener sus huecos destinados al producto con denominación otomana de forma ininterrumpida.

Así ocurrió, en prime time, con Mujer, que luego dio paso a Inocentes, o a Mi hija, que se enlazó con Infiel; y también en la tarde hace un año cuando Tierra amarga encaminó su adiós, enlazado con el arranque de Pecado original. Eso implicó comprimir la parrilla de tarde para dar cabida a todos sus elementos, aunque supusiera fraccionar al máximo (en entregas de 10 minutos) Tierra amarga, para emitir dos series donde solo se emitía una.

En este caso, Antena 3 prioriza en la parrilla la nueva a las 15:45 horas, seguido de la ya conocida a continuación, y tras ella, Pecado original. Para maximizar recursos, el remontaje de sus productos para ajustar tiempos será una alternativa hasta que Sueños de libertad y Pecado original se queden en solitario. Ahora bien, queda saber cómo se hará, hasta qué punto, y a qué afectará.

¿Cuándo será eso? De momento, no hay una fecha concreta. Por estrategia, Atresmedia no va a desvelar cuántos son los episodios restantes de Amar es para siempre. Según ha sabido verTele, el número se sitúa en torno a los 10 (de ser esa cantidad, estaríamos hablando del viernes 8 de marzo como posible fecha), pero todo dependerá de cómo vayan montándose.

Precisamente por lo que hemos venido contando, Amar no va a tener una hora específica para su inicio durante esta última embestida. Esto permitirá testar el funcionamiento de las dos, a fin de hacer los ajustes convenientes para su mejor explotación. Y, muy importante, para saber cómo insertar las pausas publicitarias en una franja tan apretada.

No hay que olvidar que, en su estreno en octubre de 2022, Y ahora Sonsoles quedó exento de cortes publicitarios, a fin de asimilar el contenido y protegerlo de la competencia. Esta circunstancia regresó cuando Telecinco estrenó TardeAR, momento desde el que el programa de Sonsoles Ónega vuelve a emitirse sin publicidad como estrategia de Atresmedia para proteger al magacín y consolidarlo, en detrimento de los ingresos por los anuncios.

Con La Moderna (La 1) y Así es la vida (Telecinco) a ambos lados del espectro televisivo, Antena 3 tiene que acunar bien estos Sueños de libertad para que sean dulces, y no trágicos por el recurso de esos “amores” pasados.

Continue Reading

Televisión

Tensión en ‘Bailando con las estrellas’ entre Bruno y el jurado antes de anunciarse una repesca y dos bajas

Bailando con las estrellas modificó este sábado su mecánica (una vez más) y expulsó a dos parejas en vez de a una.

El programa, que hizo líder de audiencia a Telecinco, dedicó su primera parte al duelo que había quedado pendiente la semana pasada. Las dos concursantes menos votadas de la gala anterior, Sheila Casas y Mala Rodríguez, se jugaban su permanencia en el talent show que presentan Jesús Vázquez y Valeria Mazza.

Por tres votos contra dos, el jurado decidió que la cantante gaditana había hecho una mejor actuación y debía por ello quedarse en el programa.

Después empezaron a desfilar sobre el escenario los demás bailarines, Bruno Vila entre ellos. El conocido concursante de Reacción en cadena protagonizó el momento más tenso de la noche al enfrentarse a los jueces de Bailando con las estrellas.

Durante los ensayos arremetió contra ellos por las malas valoraciones que le habían dedicado. “Se cebaron conmigo. Fue como una metralleta contra mí”, lamentó. “Hicieron leña del árbol caído y me sentí mal, desmoralizado”. “Einstein decía que el éxito es 99% transpiración y 1% talento. A mí me falta ese 1%”, bromeó ante las cámaras mientras practicaba el baile.

Este sábado, los ‘expertos’ volvieron a la carga. “No has nacido con el don del baile, pero tampoco has nacido con el don de la coordinación, en otras actuaciones al menos nos regalabas simpatía y diversión, pero en esta ocasión te he visto sufrir y me has hecho sufrir a mí”, le espetó Julia Gómez.

Boris Izaguirre le dio un consejo, una “cosa absurda pero importante”. “En el éxito, es importante no creérselo. El éxito es muy mezquino y tramposo”, le recomendó. “Para nosotros es muy difícil esta situación”.

“No hay ninguna maldad en nuestro voto, simplemente tenemos muchos participantes y tenemos que ser justos con los demás”, se justificó Blanca Li.

Pero Bruno dejó claro que se siente poco valorado por el jurado. Algunos comentarios, dijo, fueron excesivamente dañinos. “Yo me he divertido, no he sufrido, pero me acaba de caer un chaparrón, el Katrina sobre mí”.

Las puntuaciones no fueron más altas en esta ocasión. De hecho, Julia Gómez le dio un 1. Nunca antes en el programa se había colocado una nota tan baja.

“Julia, creo que ese 1 nace del rencor”, soltó el gallego. “¡A mí no me pasa nada, no te tengo ningún rencor!”, le aclaró ella mientras se levantaba para darle un abrazo. Bruno se quedó de piedra.

La competición continuó después hasta el momento de las nominaciones. Josie y Elena Tablada fueron los concursantes menos votados, por lo que tuvieron que medirse en un duelo final. Tras su último baile, el colaborador de Zapeando fue expulsado del concurso.

Pero Josie tendrá una segunda oportunidad. Él y todos los eliminados. Bailando con las estrellas anunció este sábado que en la próxima gala se llevará a cabo una repesca con los concursantes que han sido expulsados en las últimas semanas: José Manuel Pinto, Carlota Boza, Miguel Torres, Sheila Casas, Ágatha Ruiz de la Prada y el propio estilista. Dos de ellos volverán al programa.

 

Continue Reading

Tendencia