Connect with us

Ciencias y Nuevas Tecnologías

Los humanos llegaron a América 7.000 años antes de lo que se pensaba

Un nuevo estudio llevado a cabo con granos de polen y una maravillosa tecnología médica ha podido confirmar las fechas en que se dejaron las huellas encontradas en White Sands National Park.

Cuándo y cómo se asentaron los humanos por primera vez en el continente americano es un tema muy controvertido. En el siglo XX, los arqueólogos creían que los humanos llegaron a Norteamérica no antes de hace unos 14 000 años.

Pero hemos descubierto algo diferente. Nuestro último estudio apoya la tesis de que ya había personas en América hace unos 23 000 años.

Los expertos del siglo XX pensaban que la aparición de los humanos había coincidido con la formación de un corredor libre de hielo entre dos inmensas capas de hielo a caballo entre lo que hoy es Canadá y el norte de EE. UU. Según esta idea, el corredor, provocado por el deshielo al final de la última Edad de Hielo, permitió a los humanos adentrarse desde Alaska en el corazón de Norteamérica.

Poco a poco, esta idea se fue desmoronando. En las últimas décadas, las fechas de los primeros indicios de la presencia humana han retrocedido de 14 000 a 16 000 años. Esto sigue siendo coherente con el hecho de que los humanos no llegaran a América hasta el final de la última Edad de Hielo.

En septiembre de 2021, publicamos un artículo en Science que databa las huellas fósiles descubiertas en Nuevo México en hace unos 23 000 años, el punto álgido de la última Edad de Hielo. Fueron hechas por un grupo de personas que pasaban por un antiguo lago cerca de lo que hoy es White Sands. El descubrimiento añade 7 000 años al registro de la presencia humana en el continente, reescribiendo la prehistoria americana.

Si los humanos estaban en América en el apogeo de la última Edad de Hielo, o bien el hielo planteaba pocas barreras a su paso o llevaban allí mucho más tiempo. Tal vez llegaron al continente durante un periodo anterior de deshielo.

Nuestras conclusiones fueron criticadas. Sin embargo, ahora hemos publicado pruebas que confirman las primeras fechas.

DATACIÓN DEL POLEN

Para mucha gente, la palabra polen evoca un verano de alergias y estornudos. Pero el polen fosilizado puede ser una poderosa herramienta científica.

En nuestro estudio de 2021, llevamos a cabo la datación por radiocarbono de semillas de gramíneas comunes encontradas en capas de sedimentos por encima y por debajo de donde se hallaron las huellas. La datación por radiocarbono se basa en cómo una forma particular –llamada isótopo– del carbono (carbono-14) sufre una desintegración radiactiva en organismos que han muerto en los últimos 50 000 años.

Algunos investigadores afirmaron que las fechas de radiocarbono de nuestra investigación de 2021 eran demasiado antiguas porque estaban sujetas al llamado efecto » agua dura «. El agua contiene sales de carbonato y, por tanto, carbono. El agua dura es agua subterránea que ha estado aislada de la atmósfera durante algún tiempo, lo que significa que parte de su carbono-14 ya ha sufrido desintegración radiactiva.

Según los críticos, las semillas de Ruppia maritima, una planta acuática común en las acequias, podrían haber consumido agua antigua, alterando las fechas de forma que parecieran anteriores.

Es muy acertado que plantearan esta cuestión. Esta es la forma en que la ciencia debe proceder, con afirmaciones y reconvenciones.

¿CÓMO COMPROBAMOS NUESTRAS CONCLUSIONES?

La datación por radiocarbono es robusta y bien entendida. Se puede datar de este modo cualquier tipo de materia orgánica siempre que se disponga de suficiente cantidad. Así que dos miembros de nuestro equipo, Kathleen Springer y Jeff Pigati, del Servicio Geológico de Estados Unidos, se dispusieron a datar los granos de polen. Sin embargo, los granos de polen son muy pequeños, de unos 0,005 milímetros de diámetro, por lo que se necesitan muchos.

Esto planteaba un enorme reto: se necesitan miles de ellos para obtener suficiente carbono para datar algo. De hecho, se necesitan 70 000 granos o más.

La ciencia médica aportó una solución extraordinaria a nuestro desafío. Utilizamos una técnica llamada citometría de flujo, que se utiliza más comúnmente para contar y tomar muestras de células humanas individuales, para contar y aislar polen fósil para la datación por radiocarbono.

La citometría de flujo aprovecha las propiedades fluorescentes de las células, estimuladas por un láser. Estas células se mueven a través de una corriente de líquido. La fluorescencia hace que se abra una compuerta, lo que permite desviar, muestrear y concentrar células individuales en el flujo de líquido.

Tenemos granos de polen en todas las capas de sedimentos entre las huellas de White Sands, lo que nos permite datarlas. La principal ventaja de disponer de tanto polen es que se pueden seleccionar plantas como los pinos, que no se ven afectadas por el agua antigua. Nuestras muestras se procesaron para concentrar el polen que contenían mediante citometría de flujo.

Tras un año o más de laborioso y costoso trabajo de laboratorio, obtuvimos como recompensa unas fechas basadas en el polen de los pinos que validaban la cronología original de las huellas. También demostraron que los antiguos efectos del agua estaban ausentes en este yacimiento.

El polen nos permitió asimismo reconstruir la vegetación que crecía cuando las personas dejaron las huellas. Obtuvimos exactamente los tipos de plantas que esperaríamos que hubieran existido durante la Edad de Hielo en Nuevo México.

Un dato interesante es que utilizamos una técnica de datación diferente llamada luminiscencia ópticamente estimulada (OSL, por sus siglas inglesas) como comprobación independiente. La OSL se basa en la acumulación de energía en el interior de granos de cuarzo enterrados a lo largo del tiempo. Esta energía procede de la radiación de fondo que nos rodea.

Cuanta más energía encontremos, más antiguos podremos suponer que son los granos de cuarzo. Esta energía se libera cuando el cuarzo se expone a la luz, por tanto lo que se está datando es la última vez que los granos de cuarzo vieron la luz del sol.

Para tomar muestras del cuarzo enterrado se introducen tubos metálicos en el sedimento y se extraen con cuidado para evitar exponerlos a la luz. Se toman granos de cuarzo del centro del tubo, se exponen a la luz en el laboratorio y se mide la luz emitida por los granos. Esto revela su edad. Las fechas obtenidas mediante OSL corroboraron las que habíamos obtenido con otras técnicas.

Los diminutos granos de polen y una maravillosa tecnología médica nos ayudaron a confirmar las fechas en que se dejaron las huellas y, por ende, cuándo llegaron los humanos a América.

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciencias y Nuevas Tecnologías

¿Cómo reaccionan los animales ante un eclipse solar?

En épocas pasadas, la gente solía reaccionar con temor y asombro ante un eclipse solar, al tratarse de un fenómeno que no entendían. Ahora lo comprendemos, sabemos cuándo va a suceder e incluso lo esperamos, pero el resto de especies animales no tienen este conocimiento y este fenómeno puede desconcertarles e incluso asustarles.

Estudiar el comportamiento de los animales durante un eclipse solar es laborioso y complicado. Se trata de eventos escasos y que duran un tiempo muy limitado, por lo que hay una ventana muy corta para observar y recopilar datos. Además, estos siempre serán incompletos, ya que los eclipses se producen sobre una franja concreta de la superficie terrestre, de modo que cada vez solo será posible observar el comportamiento de la fauna local y, hasta cierto punto, extrapolarlo.

¿CÓMO HAN REACCIONADO LOS ANIMALES EN ECLIPSES SOLARES ANTERIORES?

En el último siglo se han realizado observaciones sobre el comportamiento de los animales durante un eclipse solar, y lo que se ha observado es que sus reacciones son dispares: así, mientras algunos simplemente se adaptan a su comportamiento crepuscular como si se hiciera de noche, otros no se dejan “engañar” y algunos se muestran atemorizados por el fenómeno.

Las observaciones se han podido realizar con más facilidad en animales domésticos. Así, por ejemplo, se ha podido ver que las vacas que pastan en el campo regresan a sus establos como si estuviese llegando la noche. En entornos rurales, también se ha observado que muchos animales como los pájaros y las ranas adoptan rutinas crepusculares.

Los gatos y perros pueden reaccionar con miedo ante el eclipse, pero no por el fenómeno en sí, sino porque la oscuridad llega a una hora inesperada, lo cual distorsiona su rutina y les hace sentirse confundidos. Además, los eclipses son breves y al cabo de un rato vuelve a salir el Sol, haciendo la situación aún más confusa para ellos.

En cuanto a los animales salvajes, es más difícil evaluar de forma rigurosa su comportamiento ya que depende en muchos casos de la suerte de tenerlos a la vista durante el breve tiempo que dura el eclipse. Resulta especialmente complicado en el caso de los cazadores, ya que son más discretos y si se quiere observarlos hay que rastrearlos desde horas antes.

Con los herbívoros resulta más sencillo, especialmente con los de gran tamaño: en 2001, por ejemplo, se observó que durante un eclipse solar sombre Zambia, las jirafas se pusieron a correr cuando empezó el fenómeno, ya que por la noche es cuando están más activos sus depredadores; y en cambio, cuando regresó la luz solar, volvieron a comer de los árboles como si nada hubiera pasado.

Los zoológicos son uno de los pocos lugares en los que es posible observar detenidamente la reacción de muchas especies salvajes. En general, en eclipses anteriores no se ha observado un cambio significativo en el comportamiento de la mayoría de los animales más allá de una confusión momentánea durante el fenómeno y en los minutos sucesivos.

Sin embargo, hay especies a las que les genera un estrés que puede incluso desembocar en conflictos. En otros casos las reacciones pueden ser distintas, como es el caso de algunas tortugas que se aparean por la noche y que pueden intentar hacerlo durante este fenómeno; algo bastante complicado ya que, en el mejor de los casos, el eclipse total durará poco más de cuatro minutos.

¿CREEN LOS ANIMALES QUE UN ECLIPSE ES COMO LA NOCHE?

No exactamente, y eso es lo que hace que puedan reaccionar de forma extraña. Los animales perciben los factores que acompañan a la llegada de la noche – la disminución de la luz y una cierta bajada de las temperaturas – y esto choca con su reloj biológico, que les dice que todavía debería ser de día.

Como antes mencionábamos, lo que más altera a los animales es que un eclipse llega de forma inesperada, mientras que el anochecer es gradual y les da tiempo de prepararse para su rutina nocturna. Por lo tanto, para ellos es algo parecido a una noche pero al mismo tiempo no lo es.

Muchos animales, además, no son propiamente nocturnos sino crepusculares; es decir, aumentan su actividad en las horas de poca luz como el amanecer y el anochecer. Los eclipses solares son tan rápidos que se saltan esta fase, pasando del día a la noche en cuestión de minutos y haciendo que los animales crepusculares se sientan todavía más confusos.

Tanto las especies crepusculares como las propiamente nocturnas pueden encontrarse con un problema que les deje confundidos y hasta que altere sus ritmos circadianos: despertarse con el eclipse para empezar su rutina nocturna y, a los pocos minutos, encontrarse de nuevo en pleno día.

Se ha observado que algunas especies que incrementan sus vocalizaciones durante la noche, como los búhos o los coyotes, así como las aves que cambian sus patrones de canto según la hora del día,  también lo hacen durante un eclipse. Sin embargo, los científicos también han observado que los cantos de los pájaros mientras dura el fenómeno corresponden a reacciones de “miedo o asombro”.

EL LLAMAMIENTO DE LOS CIENTÍFICOS

Puesto que recopilar información sobre el comportamiento de los animales en un eclipse resulta complicado, los científicos necesitan más que nunca la ayuda de otras personas para que les informen de las reacciones de la fauna en su entorno próximo durante el breve tiempo que dura este fenómeno.

Este llamamiento resulta especialmente importante en esta ocasión, ya que se prevé que el eclipse solar del próximo 8 de abril de 2024 sea el fenómeno astronómico más seguido de la historia. Podrá verse en una amplia franja de Norteamérica, desde México hasta el este de Estados Unidos y de Canadá.

Uno de los portales más importantes desde el que los ciudadanos pueden colaborar con sus observaciones es el del proyecto Eclipse Soundscapes de la NASA, que se puso en marcha para el eclipse solar anular del 14 de octubre de 2023.

Una manera muy fácil de participar es compartiendo imágenes y vídeos en las redes sociales y etiquetándolas con el hashtag #EclipseSoundscapes. Quienes deseen implicarse más, pueden rellenar unas fichas en las que escribir el comportamiento observado en los animales de su entorno.

Fuente: National Geographic.

Abel G.M.

Continue Reading

Ciencias y Nuevas Tecnologías

Lo que una vez fue vida

En aguas del Atlántico norte, en Groenlandia, habita una población de más de 100.000 ejemplares de ballenas Minke (Balaenoptera acutorostrata), y fue aquí, donde este equipo de buceadores se sumergió para retratar esta escena que invita a reflexionar sobre el impacto humano en la naturaleza.

Para hacerlo, se lanzaron a la búsqueda de huesos de ballena en el fondo marino, que son arrastrados por la marea. El individuo al que pertenecieron fue cazado (las comunidades locales capturan a algunos de ellos) para extraer piel, grasa y carne.

Esta impresionante imagen es la ganadora de la categoría «Wide Angle» y, además, le ha otorgado al fotógrafo sueco Alex Dawson el título de Underwater Photographer of the Year 2024, ganador absoluto del concurso.

 

Continue Reading

Ciencias y Nuevas Tecnologías

En el corazón de ‘Reina Roja’: así se ha rodado la serie más esperada de Amazon Prime Video

Amazon Prime Video estrena este 29 de febrero Reina Roja, la serie más esperada de todas las que ha producido la plataforma de pago en su trayectoria en España. Una ficción basada en la novela superventas de Juan Gómez-Jurado que tratará de trasladar el fenómeno literario a un éxito audiovisual de la mano de Vicky Luengo (que ahora desea ser acreditada como Victoria Luengo) y Hovik Keuchkerian, los Antonia Scott y Jon Gutiérrez de carne y hueso.

Si OT 2023 ha permitido a Prime Video subir un escalón en el mapa español del streaming, como analizamos recientemente en este artículo, a nivel de ficción la compañía se encomienda al exitoso universo de Gómez-Jurado como esa apuesta que puede marcar un antes y un después para ellos, y consolidar su posición en el mercado ‘patrio’ de producción de series.

Cierto es que desde su implantación en España, la plataforma ha producido y coproducido un gran número de proyectos de ficción y ha estrenado en primicia fenómenos como La que se avecina. Sin embargo, Reina Roja está llamada a ser esa serie mediática que sitúe a Amazon como no han hecho otras, al menos a nivel de marketing.

Alrededor de esta producción se respira aroma de proyecto grande, desde el evento en el que se anunció a los actores protagonistas en junio de 2022 hasta este pasado 21 de febrero, cuando se presentó la serie ante los medios a escasos días de su estreno en streaming. Algo que también se ha podido sentir en el set de rodaje, donde verTele se desplazó en noviembre de 2022 para conocer cómo se ‘cocina’ la serie estrella de Prime Video.

“Es un superventas y se merece una serie a a la altura”. Con esa declaración de intenciones de la showrunner Amaya Muruzabal pudimos hacer entrada un grupo de periodistas en los estudios situados en Toledo en los que se han rodado, durante más de 100 días, los siete capítulos que verán la luz este 29 de febrero. Un rodaje “intenso, largo y espectacular” que también se trasladó a las calles del centro de Madrid, en pleno mes de agosto, para reflejar de la manera más fiel las aventuras de Antonia y Jon que han leído más de tres millones de personas sólo en España.

Del papel a la pantalla, con supervisión del autor
En el corazón de Reina Roja, su set de rodaje, nos recibieron los máximos responsables del proyecto: la mencionada Muruzabal como creadora y guionista de la serie, Antón Laguna como diseñador de producción, Koldo Serra como director, Adriana Izquierdo como responsable de desarrollo de Prime Video y José María Caro, entonces responsable de Ficción de la compañía en España que actualmente ya no se encuentra en el cargo.

Todos ellos hablaron sobre el proceso de llevar a la pantalla una historia que han imaginado en su cabeza varios millones de lectores que, a la postre, terminarán siendo los espectadores más entregados y críticos. “Al final estás reimaginando, según tu filtro, algo que han imaginado millones de personas. Siempre es más complicado que partir de cero. Creo que los guiones han enriquecido las tramas con el apoyo y el soporte de Juan. Hemos intentado ser muy fieles y creo creer que los fans van a estar contentos”, contó Koldo, el encargado de plasmar el texto en imágenes.

El primer paso en este proceso es obra de Amaya Muruzabal y su equipo de guionistas, que tuvieron que convertir más de 500 páginas de historia en 7 capítulos de ficción: “Es un proceso arduo de selección. Hicimos un documento maravilloso, un resumen de los libros en 20 páginas, y a partir de ahí manejamos el volumen de información. No fue excesivamente difícil la división en 7 episodios, pero sí dejar atrás a algunos personajes y abrir la puerta a otros nuevos que aparecen. Esas han sido las decisiones dramáticas más fuertes”, explicó la showrunner.

Todo bajo la supervisión del ‘padre de la criatura’, Juan Gómez-Jurado, que ha ejercido de consultor y supervisor de los guiones de la serie: “Una serie es una serie, y la novela es la novela. Pero sí ha estado supervisando los guiones para dar el ok. Incluso ha metido mano en diálogos. Todo lo que se ha escrito y hemos rodado está supervisado por él”, garantizó Koldo.

Incluido el nacimiento en carne y hueso de Antonia Scott y Jon Gutiérrez, cuyos actores, también lectores de la novela, dan el visto bueno al resultado: “Es una locura adaptar esto a una serie de TV, pero creo que lo esencial se ha mantenido. Creo que los amantes de Reina Roja van a estar contentos con la serie”, comentó Victoria Luengo en su charla con los medios desplazados a rodaje.

El nacimiento de una superheroína y su ‘Sancho’
Victoria Luengo y Hovik Keuchkerian no son sólo los protagonistas de Reina Roja, también son el alma de la serie. En palabras de la showrunner, Antonia y Jon son “nuestros nuevos Quijote y Sancho por su historia de amistad total y absoluta” y esa esencia que tenía que saltar de manera fluida y exacta del libro a la pantalla.

“Hemos tenido la suerte de que a los dos actores que teníamos en la cabeza para encarnar a estos personajes les entusiasmó la idea de hacerlos”, celebró ante los periodistas Adriana Izquierdo, que defendió la decisión de Prime Video de adaptar la novela en una serie y no en una saga cinematográfica por un aspecto clave: “Las películas van sobre historias y las series van sobre personajes, generalizando mucho. Tú lees Reina Roja y lo que quieres es conocer a Antonia y a Jon”.

Sin entrar en spoilers, la protagonista de la historia es Antonia Scott, la persona más inteligente del mundo y la mujer que lidera la organización Reina Roja, que se dedica a investigar crímenes en los que hay involucradas personas poderosas. Jon Gutiérrez, por su parte, es un agente de policía que hace las veces de escudero con la intención inicial de recuperar su posición en el Cuerpo.

“Poder poner en imágenes lo que pasa por la cabeza de una mujer que no piensa como nosotros, que es la persona más inteligente del mundo, es un retazo”, comentó el director Koldo Serra, cuando el proyecto llevaba varias semanas de rodaje. Entonces ya valoraba el trabajo de Victoria como “brutal” y elogiaba la conexión construida con Hovik de la que los espectadores podrán ser testigos dentro de unos días: “Funcionan como un tiro los dos. Tienen dos personajes muy complicados y han conectado tanto, que es chulísimo tener que rodar secuencias complicadas o largas con ellos”.

Para ‘crear’ a Antonia Scott, Luengo contó “con todo el mundo”: “Mi intención era que no fueran mis decisiones exclusivamente las que construyeran a Antonia, porque creo que Antonia es un poco de todos. Evidentemente no voy a llegar a hacer lo que todos los lectores tienen en la cabeza porque es imposible, nadie podría hacerlo. Estoy dejándome la vida, estoy haciendo algo en lo que creo. Trabajamos muy duro para que el resultado satisfaga y la gente esté feliz cuando lo vea”, contó ilusionada a los periodistas.

En la charla, la actriz admitió que este era “uno de los personajes más difíciles de interpretar que me han ofrecido nunca” y desveló uno de sus trucos para hacer visible la inabarcable inteligencia de su personaje: “Me escribo monólogos internos, y a parte de lo que digo en la secuencia por dentro digo un texto y cruzo los dedos para que el espectador a través de los ojos lo vea. No te puedes poner a actuar la inteligencia porque será un cliché que se quedaría vacío”.

La intérprete también subrayó lo “fácil” que estaba siendo trabajar con su coprotagonista, del que destacó su generosidad y comunicación: “Ha habido algo muy bonito en esta serie que es que hay una creación colectiva. Están los guiones, pero nos han dejado aportar nuestro granito de creatividad”. Algo que también destacó el propio Hovik en su conversación con los periodistas: “Cuando vi quién iba a ser mi compañera de viaje, sabía que a nivel profesional no iba a tener ningún problema e iba a estar a la altura, y tenía la sensación de que personalmente íbamos a encajar. Creo que es muy importante que los dos tengamos la química y la relación que tenemos”.

Además, el actor que da vida a Jon Gutiérrez contó cómo logró conectar desde el inicio con su personaje hasta el punto de sentirse él sólo vistiendo su ropa: “Me leí las tres novelas [Reina Roja, Loba negra y Rey blanco] de una forma prácticamente enfermiza: de principio a fin y vuelta a empezar. Así, hasta que me llegaron los guiones. Con toda la lectura ya estaba muy empapado del personaje. Fue un proceso maravilloso. Yo nunca me pongo traje, estos me los han hecho a medida, y ya el hecho de ponerme el traje me ayudaba a entrar en la parte más física del personaje. Sólo con eso dejo de ser Hovik. Me ayuda mucho a alejarme de mí”.

Una “carta de amor a Madrid”, con sus luces y sombras
En nuestro recorrido por los decorados no sólo vimos ‘cobrar vida’ a Antonia y Jon, también paseamos por los lugares que representan el universo visual de Reina Roja y que al igual que los personajes, se han hecho realidad de manera orgánica y realista.

Los dos espacios principales del set son la casa de Antonia Scott en el madrileño barrio de Lavapiés y los túneles abandonados del metro de Chamberí, donde se esconde la guarida del villano Ezequiel. Sobre ambos nos habló el diseñador de producción Antón Laguna.

“En casa de Antonia todo ocurre en el salón, diáfano y sin muebles. Fue un trabajo largo diseñarlo. Todo está muy pensado para tener un espacio vacío que cuente cosas. Era lo más difícil de ese decorado”, contó, al tiempo que reveló un detalle de esos que gustan a los fans: el pimentero del personaje protagonista es del propio Juan Gómez-Jurado.

Sobre los túneles del metro, la particularidad es que el equipo reprodujo las localizaciones en plató “o bien porque no existían, o por la complejidad de las secuencias”. “Las alcantarillas reales eran asquerosas e incómodas para los actores, pero en el decorado hay agua y ratas reales”, explicó.

Estos dos espacios, así como los exteriores rodados en el centro de Madrid, son la clave en la identidad visual de Reina Roja: “Es un thriller distinto, tiene ese contraste de arriba y abajo, luces y sombras”, contó la showrunner, que explicó cómo han querido huir del tono de thriller nórdico que impera habitualmente en el género. “No vamos al frío sino al color de Madrid, más saturado y cálido. Y en las sombras tiramos por colores ocres y verdes”.

También tiene importancia en su identidad el color rojo, representado en todos los capítulos con ciertos elementos, con la película Red como referente. Y otra de sus inspiraciones estéticas es Hitchcock, señalado como tal por el propio director Koldo Serra: “Madrid es una ciudad que tienen mucho color, que tiene sol prácticamente todo el año, y queríamos que eso se trasladara al thriller. La serie es muy luminosa. Queríamos que tuviera una estética propia, que no se pareciera a otros thriller”.

En palabras de Muruzabal, su Reina Roja es “un canto de amor a Madrid”: “Lo que mostramos de Madrid no se ha visto. Es una declaración de amor a la ciudad”. “Aunque tuviéramos que rodar en agosto a 40 grados, hemos podido mostrar un Madrid de verdad. Parece un cliché lo de que la ciudad es un personaje más, pero hemos visto el Londres de Harry Potter, tenemos la iconografía, y cuando vas a NY también la desvirtualizas después de haberla visto tanto en el cine. De repente podemos hacer eso con Reina Roja. Es una oportunidad excepcional”, contó por su parte Adriana Izquierdo.

Además, la showrunner y guionista reveló que “la parte mas dura de sostener era el submundo de Ezequiel (Nacho Fresneda). En la novela estaba en el cerebro de Carla Ortiz (Celia Freijeiro), pero en la serie había que generarlo. Es el reverso de Madrid, la cara B. No ha habido series que hablen de eso”.

Sobre ello nos hablaron -sin spoilers- los dos actores que dan vida a los personajes arriba mencionados, que asemejaron su experiencia con el “teatro rodado en la intimidad”. “Es como si estuviéramos haciendo otra película nosotros”, dijeron desde las ‘catacumbas’ en las que se desarrolla su trama.

“Es un rodaje bastante extremo, con situaciones extremas. Como actriz es excitante y apetecible, nunca lo había hecho. Me iba a casa y me notaba un residuo emocional. Me sentía triste y con un poquito de ansiedad”, comentó Freijeiro, Carla Ortiz en la serie, que afirmó que “la ambientación y el vestuario nos ha ayudado mucho”. “Meterte ahí es algo que ya ayuda mucho, que te coloca en situación”, añadió Fresneda.

‘Reina Roja’, “a la altura” del fenómeno
La intención de “estar a la altura” sonó al inicio de la visita y también durante la entrevista a los responsables, que definieron este proyecto como “un caramelo”. “Es una novela que ha conectado con mucha gente y eso es un valor que es una suerte poder tenerlo. Reina Roja nos daba la oportunidad de aportar algo más. La novela tiene sus propias características, y con el lenguaje audiovisual podíamos aportar algo al espectador”, comentó a ese respecto Adriana Izquierdo.

Preguntado por si esta es la serie que puede marcar un antes y un después en la estrategia de Prime Video en España, José María Caro, que en las fechas de la visita era responsable de Ficción de la plataforma, contó que “todos los proyectos que abordamos los hacemos con esa mentalidad, no sólo Reina Roja. Queremos dar lo mejor a nuestros clientes y aportar lo máximo posible al audiovisual español. Por supuesto Reina Roja es algo especial, algo que tenemos que cuidar mucho, y por eso estamos mimándolo con todo el cariño del mundo”.

El resultado de este trabajo se verá a partir del 29 de febrero, día en que la serie verá la luz en más de 240 países y territorios. Entonces tendrá la oportunidad de subirse al fenómeno que ya es Reina Roja a nivel literario y ampliarlo, con la proyección que el audiovisual y una ventana internacional le posibilita.

Continue Reading

Tendencia