Connect with us

Televisión

La encrucijada de Jana y un secreto al descubierto en el avance semanal de ‘La Promesa’, que tendrá un día menos

TVE ha desvelado ya las tramas argumentales de La Promesa para esta semana del lunes 23 al jueves 26 de octubre. Y es que el próximo viernes 27 La 1 levantará la ficción de su programación para emitir el partido de Italia y España de la UEFA Nations League femenina que empieza a las 17:45 de la tarde.

De esta manera, el capítulo previsto para el viernes pasará a emitirse el próximo lunes 30 de octubre. Mientras tanto, el malogro del embarazo de Jimena ha dejado a toda la familia Luján y al servicio sin palabras. A excepción de Jimena, que se siente liberada por primera vez desde hace mucho tiempo.

Siguiendo las recomendaciones de Abel, debería quedarse unos días en cama para evitar levantar sospechas, aunque ya es demasiado tarde. Jana vio la cara de felicidad de la hija de los Duques de los Infantes cuando Manuel no podía verla. De la misma forma, la marquesa ha comentado a Petra su desconfianza. ¿Descubrirán que todo era mentira?

Además, Margarita está más feliz que nunca al haber arrebatado a Lorenzo su 25% de La Promesa. Cruz ha pedido al capitán solucionar la situación lo antes posible. ¿Cuál es su plan? Una cláusula trampa en el traspaso de poderes. ¿Conseguirá engañar a Margarita?

Lunes 23 de octubre: Capítulo 215

Catalina y Pelayo ultiman los detalles del primer envío de mermeladas con destino a Madrid. Todo parece salir a pedir de boca, pero la intromisión de la marquesa provocará un agrio desencuentro. Se descubre, por fin, que parte del éxito del envío de las confituras corresponde a Feliciano, que, sin fiarse de Petra, acudió en persona a hacer el encargo de tarros que don Pelayo le había encomendado. Abel continúa fingiendo delante de Jana que sufre mucho por el malogro del embarazo de Jimena y esto provoca un acercamiento entre los dos.

Manuel sigue afectado por la pérdida de su hijo, así que decide centrar su atención en la misteriosa desaparición de Ramona. Empujado por Jana vuelve a enfrentarse a su madre… Candela ultima los preparativos para su viaje con el maestro a espaldas de todos, excepto de Simona. Se marcha de La Promesa, y quizás para siempre.

Martes 24 de octubre: Capítulo 216

Gracias a la intervención de Catalina, Margarita no firma el contrato que contenía la cláusula trampa introducida por Lorenzo para invalidar la cesión del veinticinco por ciento de La Promesa. A solas, Cruz exige a su cuñado que haga lo que sea para impedir ese traspaso. Manuel, desencantado con su matrimonio y su frustrada paternidad, decide hacer algo para recuperar su ilusión de vivir que provocará el enfado de Jimena, que vuelve a fingir una recaída. Pía recupera la normalidad tras dejar a Diego en casa de Beni. Para empezar, intenta acercar posturas con Petra, pero esta se lo pone difícil. Rómulo tiene planes de futuro para Mauro y se ponen manos a la obra. Manuel se ofrece a Jana a buscar a Ramona, aunque quizás es ya demasiado tarde.

Miércoles 25 de octubre: Capítulo 217

El regreso de Ramona a Luján es un alivio para Jana, pero deben resolver todas las incógnitas en torno a su desaparición. Será Curro quien la visite, pero el chico encontrará más incógnitas de las que había antes. La misteriosa y rápida recuperación de Jimena sigue sorprendiendo a Manuel, especialmente por una extravagante propuesta de su esposa. Lo que él no sabe es que Jimena y Cruz volverán a unir fuerzas para ir en contra de sus deseos.

Mauro verá cómo su deseo de ser mayordomo empieza a hacerse realidad conforme se acercan sus lecciones con Rómulo. Lo que el lacayo no sabe es que los sueños, a veces, se convierten en pesadillas. Pesadilla constante es la que vive Lope lejos de cocinas, pero al menos el negocio de las mermeladas parece ir bien. Catalina y Pelayo están muy contentos, aunque descubriremos que él tiene un lado oscuro que oculta con éxito a la muchacha.

Jueves 26 de octubre – Capítulo 218

Jana va a visitar a Ramona con Abel: la anciana está bien de salud, pero su cabeza parece algo perdida. Aunque una frase de Ramona despierta las sospechas del médico ¿Jana le ha estado engañando todo este tiempo? Margarita firma ante el notario y se hace por fin con el 25% de La Promesa que ganó en la timba de póker al capitán de la Mata.

Rómulo instruye a Mauro, que le comenta preocupado a Pía sus sospechas de que el mayordomo esté pensando en dejar La Promesa. Teresa tiene un acercamiento con Feliciano y se enfrenta abiertamente con Petra por su causa. Cruz y Jimena planean una estrategia para evitar que Manuel vuelva a competir con el aeroplano.

Lunes 30 de octubre – Capítulo 219

Catalina y Pelayo reciben el pago del primer pedido de las mermeladas, las expectativas del negocio son boyantes y los dos lo celebran con alegría. En la intimidad de las cocinas, Catalina termina por confesar a las cocineras que se está enamorando del joven conde. Cruz sufre un nuevo revés porque no solo no ha podido evitar que Margarita se quede con un cuarto de La Promesa, sino que además ha pedido a Catalina que sea ella quien gestione su parte de la finca.

Jana está en una complicada encrucijada, Abel le ha pedido que sean novios pero ella sigue enamorada de Manuel. Comparte sus dudas con María y se plantea aceptar la propuesta del médico para pasar página con el heredero de La Promesa. Los ardides de Jimena y Cruz dan resultado: Manuel recibe una carta en la que la Guardia Civil le prohíbe volver a volar. Las dos se relamen por su victoria sin que Manuel sospeche nada… Hasta que Margarita quita la venda de los ojos del piloto.

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Televisión

Ana gana ‘Maestros de la costura 6’, tras entrar más tarde como reserva y vencer a todos sus rivales

La sexta edición de Maestros de la costura celebró “la final más difícil que hemos hecho nunca” tras 10 semanas y 27 pruebas. A ella llegaron Almudena, Ana, Ángel y Erik pero solo XXX se alzó con el maniquí de oro y los 50.000 euros del premio.

La aprendiz pasó de haber sido rechazada en el casting, a entrar como reserva y sorprender por su talento, tanto, que en la final fue indiscutible su triunfo: “Hay que aprovechar todas las oportunidades que vengan, y si es un ‘quizás’ hay que ir a por todas”, reflexionó sobre su paso.

En segundo lugar quedó Ángel, mientras que la confección de un vestido de novia dejó a Almudena y Erik en tercer y cuarto puesto. “Pase lo que pase estamos muy orgullosos de todos vosotros”, aseguraron Palomo Spain, Lorenzo Caprile y María Escoté ante la gran final.

Primera prueba con la prueba más difícil del programa
En la primera prueba de la final, los aprendices tuvieron que rendir homenaje a una de las mayores figuras de la moda a nivel mundial: Paco Rabanne. Cada aprendiz reprodujo un look distinto del artista. Todo ello con los consejos que les dieron Daniel Rabaneda, sobrino-nieto de Paco Rabanne, y Norma Duval, musa de Rabanne.

Durante la costura, los jueces miraban a los aprendices y confesaban que la prueba era una de las más duras que se habían vivido: “Te doy la razón, es la final más difícil que hemos hecho nunca” decía Escoté.

Tras acabar el tiempo, Almudena entregó un dos piezas con corsé con “calvas que afeaban el resultado”; en cambio, Ana llegó orgullosa de su vestido metálico hecho con “trabajo minucioso y bien resuelto”; le siguió Ángel con un “trabajo increíble y valiente” por lograr un vestido que impresionó al jurado; y Erik presentó un vestido de terciopelo con “fallitos”.

Ante tal panorama, Ángel y Ana fueron señalados como los mejores, pero fue ella quien se alzó con el primer puesto. Le pusieron la chaquetilla entre lágrimas de emoción. “¡Soy duelista!” exclamaba casi sin creérselo.

Prueba de exteriores con el merecido segundo duelista

Después, los tres finalistas se enfrentaron al desafío más ambicioso y crucial de su paso por el talent: confeccionar un vestido de novia. Para ello, el jurado escogió como escenario la finca La Vega del Henares, donde miles de parejas se han dado el “sí, quiero”.

Pelayo Díaz, Juana Acosta y Lolita ayudaron a los tres aprendices a reproducir uno de los tres vestidos firmados por Isabel Zapardiez, T.BA y Claro Couture. Ángel escogió al influencer, Erik optó por la actriz y Almudena hizo equipo con la hija de La Faraona.

A pesar de la dificultad de la prueba, todos lograron presentar una prenda acabada y de alto nivel, gracias a la ayuda de los invitados. Por lo que hasta la presentadora aplaudió a los tres finalistas.

Los jueces también ensalzaron al trío y dieron pase al desfile de los vestidos. Sobre el de Almudena señalaron que era “un trabajo mejorable”, a Erik le faltó resolver un tirante y una cremallera, mientras al de Ángel lo calificaron como “impecable” por no encontrar errores.

Por lo que no hubo lugar a dudas: “El aprendiz que ha confeccionado el mejor vestido y se convierte en el segundo duelista es Ángel”. Dejando a Erik y a Almudena en tercer y cuarto lugar.

El duelo final entre Ana y Ángel

En el último reto de la edición, Ana y Ángel homenajearon a la diseñadora Vivienne Westwood, un icono del movimiento punk y que se convirtió en una de las figuras más irreverentes y comprometidas de la moda. Para ello, el jurado exigió a los duelistas un vestido de gala único, especial y exclusivo.

Empezó el tiempo y empezaron con el modelo dibujado, corrieron a por las telas y no dudaron en empezar a coser. Ambos diseñaron un vestido que les definiera y se mostraron orgullosos con el resultado final. Al acabar el trabajo los dos finalistas se abrazaron y desearon suerte.

El veredicto arrancó con el maniquí de Ángel que diseñó pensando en su duro pasado. Los jueces aplaudieron su “impresionante” propuesta “que lo tenía todo”. Le siguió Ana a la que halagaron la elección de la tela, le sumaron el riesgo en su costura y agradecieron la “apuesta por el minimalismo”.

Por todo ello y tras la deliberación final, Caprile sentenció: “El ganador de la sexta edición de Maestros de la costura es Ana”. Momento en el que apareció su vestido desfilando con la modelo internacional Minerva Portillo.

Fuente: elDiario.es – verTele.

Paula Hergar.

Continue Reading

Televisión

Así será la final de ‘Bailando las estrellas’ en Telecinco, que avanza cómo se elegirá al ganador

Telecinco cuenta las horas para el final de Bailando con las estrellas, el concurso de baile que emite desde mediados de enero en la noche del sábado. Jesús Vázquez y Valeria Mazza presentarán la última gala de esta primera edición que se decidirá entre Adrián Lastra, Athenea Pérez, Bruno Vila y María Isabel.

Será a partir de las 22:00 horas, en una velada en directo que pondrá a prueba por última vez las habilidades de los concursantes. Las tres coreografías que tendrán que realizar serán valoradas tanto por la audiencia como por el jurado. La suma de los votos determinará cuál de ellos se alza con la victoria.

Uno de los bailes será elegido por el jurado; otro será una exhibición original sin ceñirse a un estilo concreto, creado por el concursante y su maestro; y la tercera coreografía será elegida por ellos mismos de entre todas las que han bailado en el talent show.

La gala final contará con la intervención del aclamado Sergio Bernal, primer bailarín de danza española en protagonizar el ballet neoclásico Apollo y uno de los más influyentes de la escena nacional e internacional por su técnica, talento y magnetismo.

Este bailarín, Premio Talía al Talento Emergente de la Academia de Artes Escénicas en 2023 y primer bailarín del Ballet Nacional de España durante 7 años, realizará una coreografía propia: Obertura. Además, la presentadora Valeria Mazza llevará a cabo una coreografía en esta velada en la que estarán presentes diversos exconcursantes del talent show.

Bruno Vila llega a la final arropado por los Mozos de Arousa
Bruno Vila ha sido, con diferencia, el concursante más popular del programa. Este joven gallego, conocido por ser uno de los Mozos de Arousa de Reacción en cadena, pisó el escenario lanzando una advertencia: bailar no es lo suyo. Tres meses después, Vila llega a la final de Bailando con las estrellas gracias al apoyo del público. Si por los jueces fuera, el aprendiz no hubiera pasado de las primeras galas.

La tensión entre el jurado y él ha sido constante, y sus compañeros de Reacción en cadena le han tenido que echar un capote en más de una ocasión. También ahora que está a solo un paso de conseguir la victoria.

“Hablo con ellos continuamente”, asegura el concursante. Además, asegura que Raúl y Borjamina, sus compañeros, estarán presentes en la gala de este sábado: “Van a estar apoyándonos. Me han dicho que tengo que ir a por todas, que tengo que ganar y que quieren que vuelva ganador a Vilagarcía”, cuenta orgulloso, entusiasmado, fiel al consejo que le ha transmitido Ion Aramendi, el presentador de Reacción en cadena: “Siempre me dice que lo disfrute”.

Fuente: elDiario.es – verTele.

Continue Reading

Televisión

Verónica Dulanto: “No sé dónde vamos a captar público, porque el de ‘Cuatro al día’ no es el de ‘Tiempo al tiempo’”

Verónica Dulanto estrena etapa en Mediaset. La presentadora, que ha vivido un año encadenando varios cambios dentro de la compañía, cerró el pasado viernes Cuatro al día para dar paso a Tiempo al tiempo, nuevo magacín vespertino de Cuatro que ya conduce cada tarde junto a Mario Picazo, meteorólogo que ha vuelto al grupo 11 años después de su polémica salida.

“No le puedes tener querencia a los programas, porque cuando le coges mucho cariño, van y terminan, entonces estaríamos todo el día llorando”, cuenta a verTele la periodista, que hace unos días se despidió de Cuatro al día con un emotivo mensaje a Fernando Díaz de la Guardia, compañero junto al que el pasado mes de septiembre cogió las riendas del programa, pero que abandonó en enero tras sufrir una parálisis facial de la que aún se está recuperando.

“Es un profesional increíble y creo que ha tenido muy mala suerte con esto que le ha ocurrido”, señala Dulanto, desvelando que De la Guardia “no lo está pasando bien”. “Está todavía peleando por pequeñas cositas, para recuperar la movilidad del ojo, de parte de la boca… Me da mucha pena”, expresa la comunicadora, lamentando que no haya podido estar junto a él en el adiós a Cuatro al día.

Verónica Dulanto habla con más ánimo del nuevo capítulo que abre en Mediaset, en el que espera mostrar otras facetas como presentadora: “La política no es algo que me haya apasionado y en mi caso he salvado los muebles, pero no es mi fuerte”, confiesa, mostrándose abierta al mundo del entretenimiento. “Los años que estuve en En el punto de mira, la gente que no me conocía, como me tocó hacer ese papel, se pensaba que no se me podía hablar, que era una tía inaccesible, borde, altiva… Y yo decía: ‘Madre mía, qué equivocados estáis’”, recuerda.

“Yo me considero una tía espontánea, me equivoco mil veces pero prefiero eso a ser una persona hierática o una Inteligencia Artificial”, defiende Dulanto, que se muestra abiertamente en contra de la polémica presentadora hecha por IA que impulsó hace unas semanas la propia Mediaset. “Si es para cosas puntuales, en las que nadie se sienta amenazado y con un fin muy concreto, vale. Ahora bien, si el futuro de esto va a ser que vamos a acabar con todos los presentadores y presentadoras, cámaras, personas físicas para ser suplantadas por IA, a mí no me parece bien”, expresa sincera la periodista, desvelando el malestar entre los profesionales de la casa. “La gente lo comentó y en general creo que no cayó muy bien”, sentencia.

Finalmente, sobre competir de nuevo contra TardeAR, Dulanto considera que se ha “normalizado” ya la competencia de “Unicorn contra Unicorn”, productora de Ana Rosa a cargo de los dos programas de Cuatro y Telecinco que se enfrentan en la misma franja. “Con Tiempo al tiempo, aunque estamos en la misma franja otra vez, lo que no sé es de dónde vamos a captar público, esa es mi intriga, porque el contenido es muy diferente. El público de Cuatro al día no va a ser el de Tiempo al tiempo, creo yo, pero a lo mejor me puedo equivocar”, valora.

¿Cómo afrontas esta nueva etapa?

Pues ya sabes cómo va la tele, a veces es bastante frenético el ritmo. Entonces, la verdad es que, si miro atrás, no estoy aburrida, no.

Ha sido un año de muchos cambios, ¿no?

Totalmente. Llegué a Cuatro al día en septiembre, además con todo lo que conlleva Cuatro al día, madre mía. Entre lo de mi compañero Fernando Díaz de la Guardia, lo que le ocurrió y que todavía sigue de baja… Con todo han sido siete meses de una experiencia magnífica, pero ahora un nuevo reto, que he afrontado de un viernes para un lunes, así que a empezar.

No tienes sentimientos encontrados, ¿no?

No, ¿sabes qué pasa? Que el equipo es el mismo, con lo cual los cambios son mínimos en cuanto a la gente que ya conoces. En septiembre llegué a un equipo nuevo y eso es empezar de cero otra vez. Ahora, por lo menos, eso no va a suceder, el equipo es el mismo. A Mario Picazo ya le conocía, no de una amistad profunda, pero es alguien para mí conocido de hace tiempo, y es una maravilla poder empezar a trabajar con él. Sentimientos encontrados no, prefiero compartimentar, ponerle fin a esto y empezar lo otro. Ya está. Soy un poco más pragmática. No le puedes tener querencia a los programas, porque cuando le coges mucho cariño, van y terminan, entonces estaríamos todo el día llorando.

¿Cómo afrontaste el momento despedida de Cuatro al día?

Bueno, a mí ya me tocó cerrar Ya es mediodía, circunstancialmente también. Que digo yo: ‘Vaya hombre…’. [Risas]. No quiere decir nada esto, ¿eh? ¡Cuidado! [Risas]. No sé… Con Cuatro al día, la gente que llevaba desde el principio tienen una pena que se mueren, son muchos años, es mucho tiempo, y les dio tiempo a coger ese cariño al formato. Yo cuando empezaba a tenérselo va y se acaba, con lo cual… Ya está, corazón partido, pero a otra cosa mariposa. Esto es así. Como digo, no se puede tener mucho cariño a los programas.

¿Has tenido la oportunidad de hablar con Fernando Díaz de la Guardia? ¿Cómo se encuentra?

¡Sí! Mira, Fernando para mí ha sido un descubrimiento. Yo no le conocía. Recuerdo perfectamente el día que en el parking le llamé para decirle: ‘Bueno, eres mi compi nuevo. ¿Qué tal? Cuéntame un poco…’. Recuerdo perfectamente la llamada. Ha sido un descubrimiento, es un tipazo. Tenemos a Mario Tipazo [Picazo] y luego está Fernando Díaz de la Guardia, tipazo también. [Risas]. Es un profesional increíble y creo que ha tenido muy mala suerte con esto que le ha ocurrido. Hablamos no te digo que cada día, pero tres veces a la semana seguro, porque creo además que no es agradable, no lo está pasando bien.

Además, con la incertidumbre de no saber cuándo te vas a poner bien. No lo sabe. Está todavía peleando por pequeñas cositas, para recuperar la movilidad del ojo, de parte de la boca… Me da mucha pena. Primero por no haber acabado este proyecto juntos, que para eso empezamos los dos juntos y teníamos que haberlo terminado los dos juntos. Y sí que en en la despedida me acordé mucho de Fernando con esas palabras para él. Y me llevo a un amigo, al margen de que la vida nos vuelva a juntar o no, me llevo a un amigo, es buenísima persona. Es una pena.

¿Vas a salir a la calle ahora?

En principio, no. En este formato está previsto tener algún reportero en la calle, y luego yo estaré en plató con Alfonso Egea, que me parece maravilloso. Yo a Alfonso Egea lo amo y creo que vamos a hacer un buen tándem para poder contar rápido la actualidad. Porque no vamos a tener ni una mesa, ni colaboradores, ni nada… Es todo entre él y yo, más reportajes, más directos…

¿Cómo vas a llevar el no estar arropada de colaboradores?

Pues habrá que irlo viendo. Realmente, un formato así tal cual, no lo he hecho. Siempre he estado con colaboradores, en Ya es mediodía fue así en la mesa, en Cuatro el día también… El formato ha sido más o menos el mismo, pero esto es otra cosa. Esto es de pie, no hay colaboradores.

¿Eres de las que suele ver El Tiempo?

Sí, pero por las aplicaciones. No tanto en la sección de El Tiempo del Telediario. Pero sí, yo cada día lo miro. [Risas]. Cada día veo la previsión de la semana, pero más que nada para saber primero cómo vestirte y luego si te va a fastidiar los planes. Cada día tengo ese hábito ya de mirarlo.

Ahora le puedes preguntar a Mario Picazo.

No se lo he preguntado aún, pero llegará, llegará… Ahora en mayo llegan muchos eventos, como la comunión de mi hija. Ahí ya verás tú, cuando se vaya acercando la fecha le voy a freír. [Risas]. Estoy encantada de estar con Mario y compartir tiempo con él.

Si alguna vez se pusiera malo, ¿te ves sustituyéndolo en su labor de hablar de El Tiempo?

Sí, sí. Bueno, tú me entiendes. No lo haría como la chica de El Tiempo, porque siempre me ha parecido una cosa un poquito difícil. Porque tienes que tener conocimientos y tienes que hacer eso de señalar el mapa sin mirar [Risas]. Eso ya me parece difícil. No tanto ese contenido, pero sí más de reportajes, de curiosidades, de enseñar al espectador… Esto puede pasar, se puede poner malo Mario, me puedo poner mala yo, pueden pasar mil cosas y a las pruebas me remito con Fernando. Entonces, hay que estar preparado para todo.

Tanto en Cuatro al día como ahora en Tiempo al tiempo, te toca competir con Ana Rosa y Sonsoles. ¿Cómo llevas enfrentarte con gente que ha sido tu maestra y con la que has trabajado?

Al principio nos causó mucho impacto, porque no entendíamos cómo íbamos a competir nosotros mismos contra nosotros mismos [en el caso de TardeAR]. Luego ya es verdad que te tranquilizas porque ni la cadena es la misma, ni el público es el mismo… El contenido a veces se comparte un poquillo, pero creo que con este cambio no vamos a sentir esa competencia, porque creo que somos la noche y el día. En Cuatro al día tenías esa cosa de si lo dan ellos o lo damos nosotros, y sí estaba lo de repetir. Y me da igual que sea Sonsoles, que Ana Rosa o quien sea, es la repetición continua del contenido.

Yo creo que con Tiempo al tiempo, aunque estamos en la misma franja otra vez, lo que no sé es de dónde vamos a captar público, esa es mi intriga, porque el contenido es muy diferente. El público de Cuatro al día no va a ser el de Tiempo al tiempo, creo yo, pero a lo mejor me puedo equivocar. Lo veremos. Yo creo que se ha normalizado ya esta competencia dentro de la casa, de Unicorn contra Unicorn, lo tenemos asimilado y normalizado.

¿Vas a agradecer alejarte de la política?

¡Sí! [Risas]. Sí, sin duda. A ver, esto es como todo, no se puede ser experto en todo y no te puede gustar todo en la vida. Hay que intentar sacar lo mejor de uno. La política no es algo que me haya apasionado y en mi caso he salvado los muebles, pero no es mi fuerte. No es lo mío. Lo mío es otro tipo de contenido. Quitando eso, me veo en casi todo: en corazón, cosas sociales, en actualidad… Pero ese campo se lo dejo a Terradillos [Ana] y compañía [Risas].

¿Te gustaría compaginar Tiempo al tiempo con otro tipo de formatos? ¿Qué tipo de programa?

Me gustaría hacer algo de entretenimiento, fíjate. ¿De corazón? Por qué no… Ya tuve aquella experiencia en verano y me lo pasé superbien. Pero no me importaría algo más fresquito. Un concurso, un reality, un talent… Algo de ese campo, que no he tocado, no me importaría. Me lo pasaría bastante bien.

Ya has tenido una toma de contacto en esas galas de Nochevieja…

Sí, las galas están ahí en el horizonte. Las he hecho dos años y este sería el tercero. Digo que están ahí en el horizonte de este año, pero estamos en abril y todavía queda hasta octubre, que es cuando se graban. Dios dirá, pero yo encantada y feliz, me lo pasé muy muy bien el primer año con Jesús Vázquez y este año con Christian Gálvez también. Es un registro totalmente diferente pero en el que me siento muy cómoda y me gustó mucho.

¿Te ves en un Gran Hermano?

Sí, pero no en la casa, ¿eh? [Risas]. En la casa no, presentando. Algo de entretenimiento, algún debate… Ahí lo dejo, esto ponlo en negrita [Risas]. El mundo de la tele es así, yo formo parte de la cadena y estoy abierta a proyectos. Entiendo que ellos también conocen mi perfil y entenderán e irán canalizando a proyectos que vayan conmigo.

¿Y tienes alguna línea roja, algo en lo que de verdad no te veas?

No, quitando la política pura y dura, no. Porque como he ido tocando varios palos que no han tenido nada que ver una cosa con la otra, lo bueno que creo que tengo es que puedo ser bastante versátil. Hay gente que está en entretenimiento y no le ves haciendo un tema de actualidad porque te choca, o te chirría. Y yo creo que me gustan muchas cosas y que lo que he podido defender lo he hecho de la mejor forma posible. Tanto corazón, como actualidad, reporterismo, una faceta más seria, otra más divertida… Es que claro, depende de lo que transmitas, la gente se cree que eres de una forma. Los años que estuve en En el punto de mira, la gente que no me conocía, como me tocó hacer papel, se pensaba que no se me podía hablar, que era una tía inaccesible, borde, altiva… Y yo decía: ‘Madre mía, qué equivocados estáis’ [Risas]. ¿Que tengo mi carácter? Sí, cuando me tengo que poner en mi sitio, me pongo. Pero no lo saco a pasear todos días a todas horas.

¿Cuál de esos perfiles crees que vas a poder mostrar en Tiempo al tiempo?

Muchas veces, depende del contenido, la escaleta va tan rápida que tampoco te da tiempo a mostrarte un poco cómo eres tú. Con tus opiniones, tus comentarios… Yo me considero una tía espontánea, me equivoco mil veces pero prefiero eso a ser una persona hierática o una Inteligencia Artificial. Espero que a través de esos reportajes pueda empatizar con la gente, yo lo hago y me llevo los problemas a casa, me pongo mucho en la piel del que está en frente. Si puedo mostrar empatía, ayuda, que la gente vea que me interesa, que no es un papel o un postín, sino que me interesa lo que me estén contando y que lo sufro, adelante. A mí las injusticias y los sufrimientos de la gente me tocan. En esto, en la medida de lo que podamos hacer, pretendo mostrar esa faceta y esa cara. Que no es ninguna cara porque soy yo así.

¿Llevarías mal convertirte en un personaje del corazón y salir en revistas cada semana?

Sí, eso no me gustaría. Estoy en un punto muy bueno, que es evidentemente la visibilidad que te da trabajar en la tele, que te reconoce más la gente, pero estoy en un punto muy bueno, que sientes el cariño y a la vez tranquila de poder hacer mi vida perfectamente, sin miedo a nada. Yo diferencio mucho entre una persona ‘famosa’ y una ‘conocida’. El concepto de ‘famoso’ es otra cosa. Famosos son personajes como Belén Esteban, yo soy conocida por mi trabajo. No tiene nada que ver una cosa con la otra. Yo no sé si yo sería interesante para la gente que compra las revistas. De momento, no pretendo ser carne de cañón de ninguna portada, así os lo digo.

Durante la presentación de Tiempo al tiempo, te has posicionado abiertamente en contra de la Inteligencia Artificial. ¿Cómo afrontaste que la propia Mediaset diera el paso de crear a la primera presentadora hecha por IA? ¿Os sentís amenazados?

Cuando yo leí ese titular y leí la noticia me sorprendió. Precisamente por eso, por estar en un gran medio de comunicación como es esta casa. Sí que me chocó. Si es para cosas puntuales, en las que nadie se sienta amenazado y con un fin muy concreto, vale. Ahora bien, si el futuro de esto va a ser que vamos a acabar con todos los presentadores y presentadoras, cámaras, personas físicas para ser suplantadas por IA, a mí no me parece bien. Ya está. Pero sí que me chocó. ¿Que sea una especie de experimento…? Pero el miedo que te crea es: ¿Es un experimento que luego a a hacerse más grande o hasta dónde va a llegar? Esto es algo que lo comentamos aquí, la gente lo comentó y en general creo que no cayó muy bien.

Fuente: elDiario.es – verTele.

Adrián Ruiz.

Continue Reading

Tendencia